Deportes

Una incesante procesión de hinchas despide a Jarque

Los restos del futbolista que falleció el sábado en Florencia de muerte súbita, llegaron hoy a Barcelona y ya son velados en el estadio Cornellá-El Prat del Espanyol, club en el que se desempeñaba.

Miles de personas desfilan en silencio por las entrañas del estadio de Cornellà para ofrecer sus condolencias a la familia del capitán del Espanyol, Dani Jarque, fallecido el pasado sábado en Italia y cuyo cadáver fue repatriado en la madrugada de ayer.

La puerta 21 del estadio, convertida ya en un inmenso santuario en memoria de Jarque, un mosaico de colores de numerosos clubes, quedó cerrada al público poco antes de la una de la tarde, cuando los aficionados comenzaron a hacer cola para visitar la capilla ardiente, que permanecerá abierta hasta las 18:00h., aunque el club se plantea retrasar una hora el cierre.

Al mismo tiempo que una incesante procesión de coronas de flores entraba en el estadio por la puerta 21, la gente desfila en silencio, compungida e impresionada, por el pasillo habilitado por el club hasta el antepalco presidencial.

Allí flanquean el féretro de Jarque sus compañeros de equipo y los directivos del club en una escena impactante. Con la mirada perdida, en un extremo silencio, los jugadores del Espanyol acompañan a Jarque junto a una enorme corona con el escudo del club y una foto del futbolista fallecido.

Al otro lado del féretro, protegidos por un biombo, los familiares y amigos de Jarque asisten con dolor a la incesante procesión de aficionados anónimos que atraviesan la sala en silencio, moderando el paso, santiguándose ante el ataúd del capitán del equipo, sin teléfonos móviles ni cámaras fotográficas a la vista, aún incrédulos ante la muerte de un chico de 26 años que estaba a punto de ser padre.

Al final del recorrido, apenas ocho o diez minutos desde la entrada al estadio, varios libros de recogida de firmas dan por cerrado el desfile que sirve para despedir a Jarque. La mayoría escribe algunas palabras de ánimo.

Fuera, las colas bajo el sol retratan la identificación de la afición con su club y el estupor de quienes han sentido el fallecimiento de Jarque. Miles de camisetas del Espanyol, muchas ya personalizadas con el nombre de Jarque, pero también del Barcelona, Real Madrid, Betis o Sevilla, Almería y Deportivo de la Coruña, Athletic de Bilbao y decenas de clubes modestos, de barrio y de aficionados simbolizan el impacto que ha causado la muerte de Jarque en el mundo del fútbol.

Los servicios de asistencia tuvieron que atender a una mujer embarazada que esperaba su turno y que se desmayó por el calor. Son muchos quienes se protegen del sol con paraguas o sombrillas, quienes sacrifican el horario de la comida a cambio de un bocadillo para esperar su momento, apenas un instante para ver en directo el féretro, los jugadores y la familia de Jarque, en el último adiós al capitán del Espanyol, convertido ya en símbolo de la nueva era del club.
Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|04:58
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|04:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic