La Gripe A y el alza de los medicamentos jaquean el financiamiento sanitario

Insumos cada vez más costosos, la presión salarial y la inflación provocan un gasto que superará este año los 80 mil millones de pesos, de acuerdo con estudios preliminares elaborados con vistas al XII Congreso Argentino de Salud a realizarse en Ushuaia.

El gasto en salud aumentará este año un 23 por ciento promedio respecto del 2008 y superará los 80.000 millones de pesos, porque al alza de medicamentos  y la suba de salarios en un contexto inflacionario, se sumó el récord de atención ambulatoria y en centros de salud provocado por la Gripe A, que ya infectó a más de 700 mil personas y provocó casi 350 muertos, asegura la Asociación Civil de Actividades Médicas Integradas (ACAMI) de cara al XII Congreso Argentino de Salud, a realizarse el próximo 10 de septiembre en Tierra del Fuego.

Este complejo cuadro de situación, admite la ACAMI, pone en jaque a los sistemas de financiamiento para los distintos sectores públicos, de obras sociales, mutuales y prepagas, en medio de la severa crisis económica internacional, presionada por aumentos salariales que promediaron el 20 por ciento.

El aumento del desempleo -del 9 al 12 por ciento según diversas consultoras privadas y la CTA- en medio de la crisis, llevó a miles de familias a perder su cobertura médica o seguro de salud, y ya se acerca al 45 por ciento -18 millones de habitantes- la población que carece de seguro médico y depende de los hospitales o salas de emergencia para el cuidado de su salud.

El mercado de la salud representa casi el 7 por ciento del PBI – que rondará los 300.000 millones de dólares este año- y alcanzará un gasto de 80.000 millones de pesos cuando concluya el 2009, de acuerdo con estudios preliminares elaborados con vistas a una nueva convocatoria a debate de la ACAMI.

En el país, actualmente, hay casi 17 millones de personas que no acceden al sistema de las obras sociales y mucho menos al privado, y tampoco cuentan con descuentos en medicamentos, que deben pagar al 100 %, lo cual duplica el impacto sobre el gasto de bolsillo, que alcanzará este año  unos 27.000 millones de pesos, consignan estudios de ACAMI.

La utilización de tecnología de última generación, como resonadores magnéticos, tomógrafos y medidores digitales, la mayoría de los cuales tiene insumos importados a precio dólar, sumado a que el parlamento incorporó la obligación de cubrir cada vez más prácticas, como el by-pass gástrico y la  fertilización in vitro, a través del Programa Médico Obligatorio (PMO), también contribuyen a disparar el gasto en el sistema.

Especialistas del sector salud explican que a este cuadro se suma la proliferación de juicios por mala praxis, que representan otro aspecto oneroso de un sistema sanitario cada vez más exigido.

Marcelo Mastrángelo, titular de ACAMI, consideró que “discutir un sistema de financiamiento genuino para garantizar mayor equidad en la salud debe ser responsabilidad de todos los sectores involucrados y será uno de los temas a desarrollar en este Congreso”.

El tema será debatido en un panel sobre el impacto de los costos en los precios de la salud, que será coordinado por el especialista Hugo Magonza (CEMIC) y donde disertarán Héctor Daer, Francisco Díaz (ADECRA), Pablo Giordano (ADEMP) y Enrique Pérez Gras.

ACAMI, la entidad organizadora del Congreso, nuclea a 27 prestadores sin fines de lucro, como CEMIC, FLENI, OSDE y los hospitales Alemán, Británico e Italiano, entre otras instituciones del sistema de salud.

Según sus datos y de la Superintendencia de Servicios de Salud, casi el 46 por ciento de los habitantes (18,4 millones) recibe atención médica a través de una obra social; un 10% (4 millones) contrata servicios particulares de medicina prepaga o mutuales y un 8%  (3,2 millones) depende del PAMI.

El sistema de las obras sociales facturará más de 23.000 millones de pesos este año, el 28 por ciento del gasto total en salud previsto.

Se estima que las obras sociales nacionales prestan cobertura al 32,4 % de la población y las provinciales, a un 14%.

A la hora de analizar cómo se compone el costo de la salud, los salarios se llevan el 60 %, y el saldo se reparte entre los mayores costos por la Gripe A, la judicialización (o mala praxis), los aumentos por las nuevas tecnologías, los tratamientos de enfermedades que antes no tenían cura (sida y cáncer) y hasta  la sobreutilización innecesaria de servicios y prestaciones motivada por la llamada medicina defensiva.

A esto se suma el elevado costo de los medicamentos (algunos fármacos valen aquí 8 veces más que en España), y el envejecimiento de la población, dado que las personas mayores consumen entre 3 y 5 veces más recursos que el resto.

Para Pablo Giordano, titular de ADEMP (Asociación de Empresas de Medicina Prepaga), “en el mundo, los sistemas sanitarios serán difícilmente sostenibles en un plazo de 15 años si no afrontan importantes reformas”.

Giordano también alertó que “en el 2020, el gasto en salud se habrá triplicado hasta los 10 billones de dólares en los países de la Organización para la cooperación y el desarrollo económico - OCDE (los 20 más desarrollados del mundo)- debido a la avalancha de nuevos conocimientos en biomedicina e incorporación de tecnología, el aumento de la longevidad, el crecimiento de la demanda muy superior al de los recursos, incrementos de costos y la despreocupación por el gasto entre los profesionales y usuarios”.

“El problema no se enfrenta porque el costo político es grande e inmediato, mientras que los resultados a lograr se verán recién en un largo plazo”, sintetizó.

Gasto por subsector de la salud - en millones de pesos 2009 (estimado)

Obras sociales:        23.000
Prepagas:                     7.000
PAMI:                            6.000
Hospitales:               18.000
Gasto de bolsillo:  27.000
Total: 80.000

Fuente: ACAMI sobre datos del mercado

Gasto total en salud por año
Incluye el sistema público, las obras sociales,
prepagas y gasto de bolsillo de la población

2009: $ 80.000 millones (proyectado)
2008: $ 65.000 millones 
2007: $ 51.700 millones
2006: $ 42.000 millones
2005: $ 35.000 millones
2004: $ 31.000 millones
2003: $ 27.833 millones
2002: $ 23.000 millones

Fuente: ACAMI, a valores corrientes

Opiniones (0)
19 de septiembre de 2017 | 14:47
1
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 14:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes