Ocho hermanitos se salvaron de morir quemados por su padre

El hecho ocurrió en San Juan cuando el hombre llegó borracho a su casa y se ensañó con su esposa, quien está embarazada de tres meses. Él decidió prender fuego la cama en la que estaba la mujer con la hija de tres años. Rápidamente la madre pudo salir y sacar a sus otros siete pequeños para escapar de las llamas.

No es la primera vez. Ella ya lo habían denunciado a su marido dos veces por golpeador. Pero él parece que no aprende. De nuevo apareció ayer borracho en la casa y más furibundo que nunca se ensañó con su mujer, embarazada de 3 meses, quien dormía con su nena de 3 años. Le prendió fuego a su cama para intentar matarla, aunque no lo consiguió. La señora escapó con su pequeña en brazos y sacó a sus otros siete hijos y dos nietos antes que ardiera todo el rancho. Una habitación se quemó completamente y otra dependencia tuvo daños, y el marido más tarde fue preso.

Mientras otros chicos recibían sus regalos en el Día del Niño, los hijos y los dos nietos de Liliana Vicentela no podían ni entrar a su casa en calle Corrientes del barrio María Auxiliadora, en Cochagüal Sur, Sarmiento. Es que el fuego resintió la estructura de la precaria vivienda compuesta por una cocina comedor y tres piezas, y había riesgo de derrumbe. La familia es muy pobre. Uno de los chicos no estaba yendo a la escuela porque no tiene zapatillas.

Antonio Ubaldo Morales (42), no había comprado ni un solo regalo para sus hijos. En cambio, con el dinero que le pagaron como changarín se puso a beber el sábado a la tarde. "Cuando está sano es una buena persona, pero cuando se emborracha me cela o hace problema por cualquier cosa y me pega", contó Liliana. La discusión se originó porque la moto no funcionaba y entonces empezó a recriminarle a Liliana y a su hija Silvia (19), que es mamá de dos nenes. De ahí salió a seguir embriagándose.

Madre e hija presentían que el hombre regresaría a hacer lío. Trataron de mantenerse despiertas, pero a la madrugada se durmieron. Liliana tenía a su hija más pequeña en la cama. A eso de las 2:30 de ayer, Morales volvió. "Ni lo escuché. Me desperté porque sentí que el colchón se estaba quemando. Me levanté asustada. El (por su concubino) me quería envolver con el colchón para quemarme. Me insultaba, decía que iba a quemar la casa porque era de él. A los niños no le hizo nada, era a mí a quien quería hacer daño", describió Liliana, quien salió ensangrentada en la cabeza por un golpe de su marido.

Ella logró escapar y despertó a sus hijos que dormían en otras dos habitaciones. Todo salieron a esa hora a la calle, mientras llegaron los vecinos para apagar el fuego. A todo eso, Antonio Morales se quedó como si nada en la casa, después lo llevaron detenido. Anoche, seguía preso en la Seccional 8va. por daños y lesiones. "Ahora llora como un bebé y me pide perdón. Como siempre, me dice que no se acuerda qué hizo", relató Vicentela. La mujer, sus hijos y nietos están hospedándose en casa de los vecinos que, solidariamente, organizaron una colecta con una radio local para ayudarlos con ropa y mercadería.

Fuente: Diario de Cuyo
Opiniones (0)
15 de diciembre de 2017 | 10:29
1
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 10:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho