Roban al menos $35.000 y joyas en pleno centro sanjuanino

Fue un golpe complejo y planificado. El primer paso fue abordar un remisero cerca de la terminal de ómnibus, llevarlo a unos callejones en Santa Lucía para encañonarlo, atarlo, amordazarlo y meterlo en el baúl. Y volver con ese rehén hasta la esquina de Rivadavia y avenida Rioja, pleno microcentro en la provincia de San Juan.

 Allí desplegaron el ingenio: uno de los cómplices, una mujer, se las arregló para distraer a una policía de consigna, poniéndola de espaldas al blanco: la joyería y relojería "El Regulador", con 109 años de trayectoria en la provincia. Sin ese obstáculo, los otros cuadro ladrones entrajados y armas de grueso calibre, se repartieron tareas: unos encañonaron a cinco clientes y a las dos empleadas que los atendían y se los llevaron al fondo, donde estaba el relojero del lugar. En esa maniobra, también aprovecharon para arrojar aerosol en la cámara de seguridad del lugar.

Cuando metieron a todos en un pequeño baño, parte de los delincuentes cargaron a toda velocidad las joyas más valiosas de oro y plata (cuyo valor se desconocía) de una enorme caja de seguridad que estaba abierta. Y al menos uno más bajó al subsuelo y encañonó al dueño, identificado como Eduardo Ruffa, a quien le llevaron entre 35.000 y 40.000 pesos que no habría podido depositar en un banco por la mañana, dijeron fuentes policiales.

Según las fuentes, los ladrones huyeron dejando joyas y dos bolsos en el piso (uno con una pinza y un destornillador), salieron a la calle con armas en medio de la gente y luego recorrieron un tramo en contramano por Rivadavia al Este y también en contramano por Jujuy al Sur hasta Ignacio de la Rosa, para luego enfilar hasta el mismo lugar donde habían tomado al remisero (Estados Unidos y Rivadavia). Mientras duró su captura, el joven rogaba desesperado que no se tirotearan con la policía o se dieran vuelta, precisaron los pesquisas.

El golpe fue el más espectacular y audaz de los últimos años: en la policía recuerdan uno similar pero el 15 de enero de 1999, cuando una banda se robó 2,5 millones de pesos del banco Galicia, pero con una zona liberada de uniformados. Ayer se investigaba donde estaban por lo menos otros dos policías que debían estar apostados cerca de esa esquina del asalto, donde distraían a una compañera.

Todo comenzó minutos después de las 16, cuando dos sujetos bien vestidos abordaron al joven chofer de un Fiat Siena de la remisera "Victoria". Simularon ser pasajeros y lo condujeron hasta unos callejones en calle San Juan, al norte de Libertador, en Santa Lucía, dijeron las fuentes. Allí lo encañonaron, lo ataron de manos, lo amordazaron y lo metieron al baúl. Y así se vinieron al microcentro, levantando en el camino al resto de los cómplices: supuestamente dos ladrones más y una mujer.

La sospecha es que estacionaron por Rivadavia. Y que cuando entraron a la joyería, a las 17,15, mostraron sus armas (recortadas y pistolas) y exigieron a todos ir "al baño, adentro".

Por la forma de actuar (cara descubierta) y el acento de los ladrones, los policías creen que son de afuera. Es más anoche dijeron que las víctimas escucharon tonos cordobeses, porteños y hasta chilenos. Hasta anoche no había detenidos.

Fuente Diario de Cuyo
Opiniones (0)
24 de septiembre de 2017 | 17:11
1
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 17:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'