Deportes

Yésica Marcos combatirá el próximo 21 de agosto

La monarca sudamericana de los supergallos defenderá su corona el próximo 21 de agosto en el estadio Luna Park. Su rival será la bonaerense Ivonne Córdoba.

La sanmartiniana Yésica Marcos (10-0-0-3KO) defenderá su corona Sudamericana de los supergallos frente a la bonaerense Ivonne Córdoba.

El combate ya tiene fecha y escenario. Será el próximo viernes 21 de agosto en la arena del mítico Luna Park, recinto en donde la mendocina ya combatió.

Marcos viene de alcanzar tres victorias consecutivas por la vía del cloroformo y amenaza en ir por más.

La Hiena Barrios combate mañana en Córdoba

El combate de este próximo sábado entre el nicaragüense Moisés La Cobrita Castro y el crédito local Jorge La Hiena Barrios, tiene el potencial de ser mucho más que un raro choque entre dos feroces depredadores de territorios salvajes e inhóspitos, (por lo menos eso es lo que sugieren los pintorescos apodos de ambos púgiles).

El choque a realizarse en el Polideportivo Carlos Cerutti de esta capital y a ser transmitido en toda América por la señal internacional HBO Plus (como parte de la serie "Next Boxing Generation" promovida por Golden Boy Promotions), representa una oportunidad para que Barrios recupere la exposición internacional que comenzó a tener con su memorable batalla ante Acelino Popó Freitas allá por el 2003, y con ella el respeto del que todavía goza en los más altos estratos del boxeo mundial.

De concretarse, el cielo es el límite para el ex campeón mundial, que recientemente perdiera la oportunidad de participar en un torneo de peso ligero iniciado en una cartelera llevada a cabo en Texas hacia fines del año pasado.

En esa oportunidad, Barrios debió excusarse de pelear ante el ex monarca mundial Carlos Famosito Hernández debido a una lesión en su quijada, que ya parece haber quedado atrás.

Pero para muchos fanáticos de paladar negro, no son estos los alicientes principales para observar este combate.

Para muchos, Barrios representa la estirpe más cabal del boxeador latinoamericano y argentino en particular, en la tradición de guerreros del ensogado como Víctor Galíndez, Jorge Castro, y tantos otros.

Y en esa entrega total ven razones suficientes como para darle una y otra oportunidad de subirse al ring a buscar nuevos triunfos.

Gane o pierda, Barrios garantiza una garra y un arrojo que pocos boxeadores pueden alardear. Aún en la derrota deja siempre la imagen de "triunfador moral" por ir continuamente en busca del combate, recibir tres golpes con tal de poder devolver uno, no trabar el pleito con amarres o tácticas innecesariamente incómodas o ilegales, y por lanzar golpes desde el primer campanazo hasta el último.

Las falencias del nativo de Tigre (origen que honra con su ferocidad a flor de piel) pueden ser muchas, pero una de ellas puede ser vista casi como una virtud: Barrios no sabe especular. No quiere, no puede o no desea medir sus envíos y mezquinar sus afanes pugilísticos con tal de alzarse con la victoria.

Pocos boxeadores de la actualidad pueden exhibir esa cerrada correlación entre el anhelado fin último del triunfo y los medios para lograrlo.

Para completar su atractivo y justificar aún más el cariño de su público, Barrios hace gala de su pintoresca (nos quedamos cortos con este adjetivo) verborragia al desafiar a sus rivales o provocar a futuros contrincantes en los que puede tener puesta su atención.

Freitas fue el objeto de sus dardos verbales durante meses antes de que la pelea se concretara. Lo mismo sucedió con Rocky Juárez, y algo similar está sucediendo con quien Barrios vislumbra será su gran rival de los próximos meses: el durísimo pegador venezolano Edwin Valero.

Esquivado por muchos por su temible poder de puños, Valero se ha transformado en la obsesión de Barrios, quien ve en la enorme atención mediática que rodea al Inca de Mérida como su pasaje a la cima de los listados de clasificación mundialista y a combates enormemente redituables en una división que cuenta con figuras descollantes, en caso de poder vencerlo.

Pero todos esos planes son meros castillos en el aire. Antes de eso, Barrios deberá dejar la impresión, ante una exigente audiencia internacional, de que su rival del sábado es apenas un escalón hacia logros mayores.

Y es probable que lo sea. En Castro, Barrios tendrá a un rival más que adecuado para su regreso. El nicaragüense se ha aventurado poco fuera de su país natal, y no aparenta poseer la pegada que podría poner a prueba la todavía dañada quijada de Barrios.

Sus únicas dos derrotas por la vía rápida han sido ante el probado retador Tomás Rojas y el duro campeón tailandés Poonsawat Kratingdaenggym, y alguna vez le ha aguantado la distancia completa al campeón de origen ucraniano Wladimir Sidorenko, amén de otros tres campeones mundiales.

Pero esos años han quedado atrás para Castro, quien viene de una racha reciente de cuatro victorias, cinco derrotas, un empate y dos nulos desde el 2006 hasta la fecha. Castro ha visto pasar ya sus mejores días, pero su improbable victoria ante Barrios le daría nuevos bríos a una carrera a la que le queda poco hilo en el carretel.

Sabedor de su situación, Castro deja en claro que su vocación trasciende la de ser apenas un compañero de ruta para un Barrios embarcado en un viaje mucho más trascendente. Castro busca un pasaje en ese viaje también.

"Sé que ésta será la pelea más importante de mi carrera y no voy a desaprovechar esta oportunidad", le dijo Castro a la prensa de su país a pocos días de su viajar a la Argentina. "Es una oportunidad única y por eso he tenido una gran preparación. Sé que Barrios no es el mismo de antes, ha perdido condiciones y voy con toda la seguridad que saldré adelante".

Una apuesta válida, sin dudas. Más allá de lo estereotipado de las declamaciones del retador y de las soberbias credenciales del local, el pleito se vislumbra como una auténtica fiesta de regreso de Jorge Barrios a la atención mundial y el inicio de una campaña promisoria en las 135 libras.

Sólo resta ver si La Hiena tiene suficiente mordida, maña, agresividad y suero antiofídico como para repeler el ataque de La Cobrita y reír, una vez más, la risa última de los triunfadores.

Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|23:32
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|23:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic