Deportes

La lucha por el título francés, más emocionante y cara que nunca

¿Un título de campeón se puede "comprar" con contrataciones multimillonarias? Esa pregunta se la hacen hoy los seguidores del fútbol no sólo en la España del Real Madrid, sino también en Francia, cuyo torneo nacional comienza este fin de semana.

Los principales clubes galos gastaron este verano boreal como nunca lo habían hecho antes. Pero por primera vez no hay un favorito absoluto y claro. "La lucha por el título nunca estuvo tan abierta", celebra con toda razón el diario "L'Alsace".

Nadie duda de que el trio de "grandes" formado por el campeón Girondins de Burdeos, Olympique de Marsella y Olympique de Lyon terminará el torneo bien arriba.

Pero también se le adjudican algunas posibilidades de conseguir el título a los sólidos conjuntos de Paris St. Germain, Stade Rennes y al FC Toulouse, club este último que cuenta con el goleador máximo de la temporada pasada, André-Pierre Gignac (24 tantos).

En la primera fecha, el Marsella visita el sábado a Grenoble sin el argentino Lucho González, quien sufrió lesión de clavícula en un amistoso. Lyon viaja por su parte a Le Mans, mientras que Burdeos recibe el domingo a Lens.

El que más abrió los cofres en las últimas semanas fue el Lyon, que gastó la friolera de 72 millones de euros (unos 105 millones de dólares) para fichar nuevos jugadores.

Luego de siete títulos consecutivos entre 2002 y 2008, "Roi OL", el rey Lyon, quiere recuperar el trono.

Mucho se espera de las cuatro contrataciones principales: el argentino Lisandro López, adquirido al FC Porto, el brasileno Michel Bastos, una de las revelaciones de la temporada pasada en el Lille, así como los jóvenes franceses Aly Cissokho y Bafetimbi Gomis.

Las esperanzas son gigantescas, pero la presión también. No sólo la de la afición y los medios. "Para que no salgamos campeones, los árbitros se tienen que equivocar muchas veces a favor de Burdeos y de Marsella", dice el presidente del club, Jean-Michel Aulas.

Lisandro López, quien salió muy querido del FC Porto, es optimista: "Voz a luchar, no hay razón para que esto salga mal".

Muchos, sin embargo, están convencidos que Lyon no podrá digerir las salidas de sus dos principales figuras, Karim Benzema (comprado por el Real Madrid) y el brasileño Juninho (Al Gharafa Doha).

En una encuesta que el diario deportivo "L'Equipe" hizo entre 409 entrenadores, jugadores y presidentes de los clubes de la Ligue 1, solamente un diez por ciento votó en Lyon como nuevo campeón.

Burdeos recibió 20 por ciento, pero el "ganador" fue Marsella con 47 por ciento. El antiguo club de Zinedine Zidane tiene en Francia, con gran ventaja, la mayor cantidad de seguidores. Y también mucha tradición.

En cuestión de títulos de campeón nacional, sólo el AS Saint-Etienne -que este año es una vez más candidato al descenso- tiene más laureles que el Marsella (10 a 8).

"Marseille es el Real Madrid francés", reconocen incluso los rivales directos del OM en la lucha por el título, como el mediocampista brasileño de Burdeos, Fernando.

Para Jean-Pierre Papin, antiguo goleador de la selección francesa que en 1993 consiguió, nada menos que en la Liga de Campeones, el hasta hoy último título de Marsella en primera división, el OM tiene todo para salir campeón y acabar con la sequía.

"Es el mejor equipo desde mi época", afirma Papin. Y eso que Marsella se mostró relativamente humilde en el mercado de transferencias, sobre todo si se le compara con Lyon.

Por 42 millones de euros (unos 60 millones de dólares), fichó, entre otros, a Lucho González y a la nueva esperanza de Camerún, Stephane Mbia. A uno de los grandes rivales en la lucha por el título, el Burdeos, el OM le consiguió arrebatar al jefe de la defensa, Souleymane Diawara.

Pero el gran logro de Marsella fue contratar a varias estrellas que llegaron prácticamente gratis: el español Fernando Morientes, el argentino Gabriel Heinze, así como Edouard y Djibril Cissé.

"Toda la presión estará sobre nosotros y sobre Lyon", admite el nuevo entrenador de Marsella, el ex internacional Didier Deschamps.

Esta afirmación, sin duda, será bien recibida en Burdeos. El campeón consiguió retener al "cerebro" del equipo de la temporada pasada, el mediocampista Yoan Gourcuff.

El hombre de 23 años de edad tendría que haber retornado a Milán, ya que estaba a préstamo, pero los de Burdeos pusieron 15 millones de euros y se quedaron con el mejor jugador del último torneo francés.

Otras de las estrellas del Girondins son dos delanteros: el argentino Fernando Cavenaghi y el marroquí Marouane Chamakh.

Chamakh aún está ofendido, y lo demuestra, porque su club no quiso venderlo al Arsenal de Londres. "No sé si voy a jugar muy motivado", lanzó. La posibilidad de que salga del club sigue abierta.

El defensor del título sólo gastó 28 millones de euros (40 millones de dólares) y sus resultados se basan en primer lugar en un trabajo de equipo que se apoya en una defensa muy sólida.

En la Aquitania, dónde se destacan también el argentino Diego Placente y los brasilenos Jussie, Fernando y Wendel, reina la humildad.

"Tenemos que olvidarnos de que somos campeones", pide el entrenador Laurent Blanc, como Deschamps campeón del mundo con Francia en 1998.

¿La receta de Blanc? "Tener el balón bajo control como lo hace el Barcelona". Pero el entrenador tiene algo muy, pero muy claro: "Somos los campeones, y todos querrán ganarnos", avisa.

Lo que sí une a todos en la "Grande Nation" es el deseo y la esperanza de que el torneo galo reduzca las distancias que lo separan de campeonatos más respetados en el Viejo Mundo, como lo de Inglaterra, Alemania, España o, cada vez en menor medida, Italia.

"¿Francia se tornará de una vez por todas atractiva?", pregunta en su edición online de hoy la revista deportiva "France Football".
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|20:53
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|20:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016