Un tapicero de Berisso encontró 10 mil dólares en un sillón y los devolvió

El particular episodio se inició el pasado lunes 3 de agosto, mientras tomaba las medidas del sofá de tres cuerpos para encargar la tela con la que iba a poner a nuevo el sillón, metió la mano entre el almohadón y el apoya brazos y detectó algo raro.

Un tapicero de 56 años que vive en Berisso devolvió 10 mil dólares que había encontrado dentro de un sofá que tenía que reparar y lo llevó a la casa de la dueña del sillón, quien no le entregó recompensa.
  
El protagonista principal de la historia es Miguel Gutiérrez, que vive en Berisso y trabaja en Villa Elvira, un barrio de la ciudad de La Plata.
  
El particular episodio se inició el pasado lunes 3 de agosto, mientras tomaba las medidas del sofá de tres cuerpos para encargar la tela con la que iba a poner a nuevo el sillón, metió la mano entre el almohadón y el apoya brazos y detectó algo raro.
  
"Creí que era un libro, pero encontré otra cosa. Fajos de billetes estadounidenses, enganchados con gomitas. Aunque me puse un poco nervioso porque nunca vi tanta plata junta, jamás dudé en devolverlo. Le avisé a los dueños de la tapicería y fui junto con ellos a llevarle el dinero", recordó.
  
El hombre, casado y con tres hijos de 16, 7 y 5 años, reconoció que luego de devolver la plata se sintió "tranquilo otra vez", porque no podía quedarse "con ese dinero que no era mío", a pesar de que admitió estar "apretado en la economía doméstica como casi todo el mundo".
  
"Siempre creí en que si encontraba algo ajeno lo iba a devolver", contó Gutiérrez, que vive en 125 y 17 de Berisso y todos los días se sube a su bicicleta para llegar a su lugar de trabajo.
  
"En 35 años de trabajo como tapicero jamás me ocurrió algo así. Al ver el dinero me quedé helado. Cuando llegué a casa el lunes a la noche le conté a mi hijo mayor y a mi esposa. Les pregunté qué reacción tendrían en caso de encontrar dinero y me respondieron los dos que devolverían la plata. Cuando me respondieron de ese modo les comenté el caso y todos quedamos aliviados. Creo que si no hubiera procedido así, no dormiría tranquilo nunca, ni siquiera hubiera podido conciliar el sueño", indicó.
  
A pesar de que Gutiérrez no recibió recompensa, el tapicero no se mostró enojado y dijo que fue "una reacción lógica", porque "no esperaba nada a cambio".
  
"La dueña del dinero no podía creerlo. Me agradeció y para mí ahí terminó la historia. No recibí nada, sólo me dijo gracias y está bien que haya sido así", afirmó.
  
Y agregó: "jamás pensé que me iba a ocurrir algo así. Lo máximo que tuve en mi mano fue un billete de cien dólares, hace mucho tiempo. Fue algo que nunca me voy a olvidar, pero lo fundamental es que actué como me imaginaba que lo iba a hacer en un momento como éste".
Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 05:17
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 05:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho