Descuartizaron a un abogado en Adrogué: el asesino congelaba los restos

El macabro hallazgo fue en la casa del letrado de 62 años. La Policía encontró el torso y las piernas debajo de la cama. A escasos metros, estaba la cabeza. Los brazos habían sido guardados en el freezer. El asesinato habría ocurrido hace tiempo ya que se presume que el autor visitaba todos los días los restos de la víctima y los guardaba en la heladera.

Un abogado fue hallado descuartizado ayer en su vivienda en la localidad de Adrogué en el partido bonaerense de Almirante Brown, en un macabro episodio que es intensamente investigado por la policía local.

El letrado, que habría sido identificado como Rubén Fariña, de 62 años, fue hallado descuartizado en su vivienda ubicada en Combate de Juncal 935, a pocas cuadras del cruce de San Martín y Espora.

Los efectivos encontraron ante sí una imagen aterradora al arribar a esta casa del centro de Adrogúe: el torso y las piernas fueron halladas debajo de la cama. A escasos metros, se encontró la cabeza, y los brazos fueron descubiertos en el freezer. El asesino se había tomado su tiempo para cercenar a la víctima, y había colocado cuidadosamente las partes en diversos puntos de la casa, que estaba impecablemente ordenada y limpia al arribar los uniformados.

Un dato peculiar llamó la atención de los investigadores: no había olor en la vivienda, que sería normal debido a la descomposición del cadáver. Los peritos presumen que el asesino visitaba los restos de su víctima todos los días y congelaba las partes nuevamente, lo cual aporta aristas aún más macabras en este extraño episodio policial.

En tanto, los efectivos indicaron que la vivienda estaba inmaculada, sin rastros de faltantes o saqueo. Electrodomésticos, dinero, incluso un arma de propiedad de la víctima: todo se hallaba en su lugar, como si nadie hubiera estado en aquella casa.

En base a estos datos, los investigadores presumen que se trató de un crimen pasional: por un lado, no hay señales de robo, y por otro, el autor del homicidio cometió su delito con saña y sin dejar detalle al pasar.

Hasta altas horas de la noche, peritos de la Policía Científica y efectivos de la Delegación de Investigaciones de Almirante Brown trabajaron intensamente para determinar el modo en que fue llevado a cabo el crimen.

En diálogo con Info Región, fuentes policiales precisaron que la víctima, un abogado que había obtenido recientemente su título, vivía sólo en su casa, no tenía una pareja establecida y acostumbraba a salir con muchas mujeres. “Tenía una vida muy desordena”, sintetizaron las fuentes consultadas.

La hermana de la víctima, que hace seis meses no tenía datos del abogado, recibió el llamado de una vecina, que le comunicó que Fariña no daba señales desde hace 10 días. La hermana, preocupada, se comunicó con la policía y denunció el paradero.

Fuente: Info Región
Opiniones (1)
22 de agosto de 2017 | 01:54
2
ERROR
22 de agosto de 2017 | 01:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Un cuervo recién recibido a los 62 años. Pensaba vivir de la carroña, pero le ganaron de mano.
    1
En Imágenes