Deportes

El arbitraje de Latinoamérica vive su momento más difícil

Los casos del fútbol argentino son los más elocuentes. Sin embargo, en Brasil también tienen problemas y la prensa los castiga con dureza. Colombia y México tampoco escapan de la mediocridad arbitral.

La petición de un fiscal de investigar si los árbitros favorecen a equipos de Argentina y la acusación de "ladrón" del ex astro Carlos "Pibe" Valderrama a un juez central en Colombia revivieron la controversia por supuesta corrupción que salpica al fútbol de varios países de América Latina.

El fiscal Carlos Stornelli pidió a la Justicia profundizar las pesquisas para determinar si la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y los árbitros favorecen con sus fallos a determinados equipos de la Primera División, como Boca Juniors, River Plate y Arsenal.

Según denunciantes, los arbitrajes habrían perjudicado a San Lorenzo e Independiente de Avellaneda, candidatos al título del Torneo Apertura y, al mencionar a Arsenal como probable beneficiado, señalaron que se trata del club "fundado y administrado por la familia del presidente de la AFA", Julio Grondona.

El ex árbitro Edilson Pereira de Carvalho emergió en marzo de 2006 como la figura más notable de un supuesto esquema de corrupción en el fútbol de Brasil al denunciar que dos de sus antiguos colegas seguían manipulando resultados en la Liga.

Pereira de Carvalho dejó la sospecha durante el lanzamiento del libro 'Cartao vermelho' ('Tarjeta roja') en el que dice revelar las maniobras oscuras que se tejen en el fútbol brasileño.

En septiembre de 2006, el entonces árbitro del selecto grupo de la FIFA confesó a la policía haber manipulado en 2005 resultados de la Liga brasileña a cambio de sobornos de una mafia de apuestas.

El escándalo provocó la anulación de once partidos, le costó el cargo al presidente de la Comisión Nacional de Arbitraje, Armando Marques, y llevó a prisión a varios empresarios.

Pereira de Carvalho dijo entonces que para embolsar unos 4.300 dólares por partido que conducía como árbitro central, anulaba goles legítimos, marcaba penaltis inexistentes o expulsaba jugadores.

El escándalo de "la mafia del pito", como lo definió la prensa, también provocó la defenestración del árbitro Paulo José Danelon, que admitió haber manipulado partidos de la segunda división.

La crisis por la desconfianza hacia los árbitros tocó el miércoles a Colombia, donde Valderrama, ex capital de la selección 'cafetera' y actual director deportivo del Júnior de Barranquilla, acusó de "ladrón" al árbitro Óscar Ruiz, luego de que este señalase un penalti en favor del América de Cali.

El partido, que terminó 1-3 a favor del América y supuso la eliminación de Júnior de las semifinales del campeonato local, derivó en choques entre aficionados y la policía, con saldo de decenas de lesionados y acusaciones contra el "Pibe" de que actuó de manera "bochornosa" y exacerbó los ánimos de los aficionados.

"A mí me habían dicho que él (Óscar Ruiz) era ladrón, pero hoy con el penal lo confirmé", dijo el 31 de octubre Valderrama, quien fue expulsado del banquillo tras mostrarle al árbitro un billete de 50 mil pesos (equivalentes a 25 dólares), en señal de que había sido comprado por el América de Cali.

"A pesar de todo lo que me dijo, lo sigo considerando el mejor jugador colombiano de la historia (...) aunque jamás me habían acusado de robar partidos", manifestó a periodistas Ruiz, considerado el mejor árbitro de Colombia.

En México, el entrenador argentino César Luis Menotti, campeón mundial con la albiceleste en 1978 y actual estratega del club Tecos, pidió recientemente "clarificar" el trabajo de los árbitros mexicanos, aunque dijo que no "cuestionaba los errores o aciertos".

Por su parte, diversos clubes paraguayos han multiplicado sus críticas por supuestos arbitrajes a favor del Libertad, líder del Torneo Clausura, y han dicho que el campeonato ha perdido credibilidad y que los errores de los jueces han alejado a los hinchas de los estadios.

La "crisis del arbitraje" también afecta a Venezuela, donde el presidente de la Federación, Rafael Esquivel, ha tenido que salir al corte de acusaciones de jugadores y directivos que ponen en duda la rectitud de los arbitrajes y su inclinación por equipos poderosos en detrimento de los "pequeños"

El 18 de septiembre pasado el Deportivo Anzoátegui pidió la suspensión del juez internacional Calendario Manuel Andarcia, al considerar "dudosa" su actuación en un partido que el equipo perdió ante el Caracas FC.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|11:29
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|11:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes