Un policía y su primo se matan al chocar contra un guardarrail

Eran las 00:30 de ayer cuando ese joven policía junto a su primo de 17 años salieron a bordo de la moto de un amigo para ir hasta una estación de servicios cercana a su casa del barrio Buenos Aires, en Chimbas, para comprar gaseosas. Ambos estaban festejando el cumpleaños del hermano más chico del uniformado cuando se montaron al vehículo y partieron. Tomaron por ruta 40 rumbo al Sur, hasta llegar al puente de Circunvalación, en Concepción, Capital, donde nace la avenida Rawson, en Capital, pero nunca lo atravesarían. Antes de ingresar, el conductor perdió el control de la moto y dieron un violento impacto contra el guardarrail. El policía murió en el acto; su primo pasó por el medio de las barandas metálicas y quedó bajo el puente gravemente herido. Horas después falleció cuando era asistido en el hospital Rawson.

Fuentes policiales indicaron ayer que la principal hipótesis es que ninguno de los fallecidos llevaba casco puesto (no hallaron ninguno en el lugar) e investigaban si el mortal choque fue producto de una mala maniobra del conductor o si fue consecuencia de una falla mecánica de la moto, como estimó uno de los familiares del uniformado muerto.

El accidente -según la policía- ocurrió alrededor de las 00:30. Las víctimas fueron Rodrigo Bastías, agente de policía, soltero, 21 años, y su primo Diego Flores, de 17. Ambos circulaban en una moto Yamaha 125cc. que le había pedido Bastías a un amigo para salir a comprar gaseosas, contó ayer su tío, Carlos Bastías.

Bastías era uniformado desde hace 7 meses y trabajaba en la sección Antecedentes de la Central de Policía. Su padre y uno de sus hermanos también son policías, dijeron fuentes de la fuerza. El domingo, todos se habían reunido en la casa de Rodrigo a festejar el cumpleaños de su hermano más chico y la idea de los jóvenes era salir después a bailar a un boliche, agregó Carlos Bastías.

Ayer, la gran incógnita a develar por el trabajo de los peritos era la causa del siniestro. Por la forma en la que quedó el guardarrail se supone que ambos jóvenes circulaban a elevada velocidad, pero la atención de los pesquisas se centraba en determinar si hubo falla humana o mecánica. Carlos Bastías, dijo que todo se produjo por la rotura de la rueda delantera de la moto, pero en la policía esperaban confirmar o descartar el dato con pericias.

"Mi sobrino no fumaba ni tomaba. Es más, sus amigos lo cargaban porque estaba tomando jugo de pomelo nada más. Era muy querido por todos y la verdad no lo podemos creer", dijo Carlos Bastías.

Fuente Diario de Cuyo
Opiniones (0)
20 de septiembre de 2017 | 08:33
1
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 08:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes