Deportes

La televisión y los milagros: el fútbol francés no siente la crisis

En Francia tienen estadios tan vetustos y obsoletos, pocos espectadores, escasos ingresos y, para colmo, cada vez menos éxitos deportivos a nivel europeo e internacional. Pero los clubes franceses figuran entre los que más dinero gastan.

"¿Crisis? ¿Dónde está la crisis?", se preguntó recientemente el diario deportivo francés "L'Equipe".

Según un balance del rotativo, tres clubes galos están entre los "top ten" de los más gastadores entre los clubes europeos: el Olympique de Marsella, el campeón Girondins de Burdeos y el Olympique Lyon.

¿Es que están locos los galos? Muchos piensan que es así, a pesar de que no existe aún en Francia una furia compradora como la que se desató en Madrid.

"Sinceramente, hay que parar un poco la mano", opina Jean-Claude Plessis, hasta 2008 presidente del primerdivisionario Sochaux.

Plessis admite que "claro que hay que pagar por el talento", pero al mismo tiempo piensa que en su país "se está exagerando".

"Al fin y al cabo, estamos atravesando una crisis".

"L'Equipe", por su parte, habló de "sumas de dinero ridículas", que causan espanto sobre todo por el hecho de que están siendo ofrecidas y pagadas no necesariamente por estrellas, sino por jugadores "que casi no tienen experiencia en primera división".

Un ejemplo es el tira y afloja que se está viviendo estos días en el mercado francés por Loïc Remy.

"?Quien se hubiera imaginado hace dos anos que un delantero francés como Remy, que jugó una sola temporada completa en primera y tiene solamente un partido internacional en su haber, podría ser objeto de una ola de ofertas con valores hasta 18 millones de euros?", preguntó "L'Equipe".

La cosa es peor de lo que se piensa: a mediados de 2008, Lyon dejó que Remy abandonara la capital de la gastronomía mundial, vendiéndolo por ocho millones de euros al OGC Niza.

Hoy, un año más tarde, Lyon está ofreciendo 20 millones de euros, y algun que otro jugador por el joven atacante de 22 años de edad.

Burdeos, Lyon y Marsella gastaron hasta hoy, juntos, la friolera de 115 millones de euros (unos 165 millones de dólares). Con ellos compraron un total de ocho jugadores.

Con las respectivas adquisiciones de los argentinos Lisandro López (24 millones de euros) y Lucho González (18 millones), Lyon y Marsella establecieron nuevos récords de transferencia para estos dos clubes.

En Lyon, los 35 millones de euros (casi 50 millones de dólares) que Real Madrid pagó por el delantero Karim Benzema no quedaron mucho tiempo en la cuenta bancaria.

El club que ganó siete veces seguidas la Ligue 1 y en la última temporada fue destronado por el Burdeos, quiere reverdecer sus laureles y para ello ya gastó 57 millones de euros (80 millones de dólares).

Y aún no se llegó al final. Aparte de Remy, Lyon también puso en su mira al goleador del torneo francés, Andre-Pierre Gignac, quien en la liga 2008/09 marcó 24 tantos para el Toulouse.

Lyon también ofreció 15 millones por Goran Pandev, el macedonio de la Lazio de Roma.

"Todas estas cifras son muy altas", dice, incluso, el presidente del Burdeos, Jean-Louis Triaud.

Plessis tiene una explicación para esta tendencia inflacionaria. "Cada vez hay menos jugadores realmente buenos. Por eso se desatan estas locuras por contratar a cualquiera".

La mayor parte de la responsabilidad, sin embargo, la tiene la televisión. Desde 2005 fueron distribuidos derechos televisivos de 600 millones de euros (casi 850 millones de dólares) por año.

El sucesor de Plessis como jefe en Sochaux, Alexandre Lacombe, reclama: "Estos derechos televisivos fueron una idea muy buena. Pero entretanto la mayor parte se va derechito a los bolsillos de los jugadores, cuyos ingresos han subido astronómicamente en los últimos años".

A juicio de Lacombe, sumas como los 18 millones de euros que Lyon pagó al Lille por el mediocampista brasileño Bastos "son, decididamente, demasiado altas".

Ya el pasado mes de marzo, poco después de que el Lyon quedara eliminado de la Liga de Campeones de Europa, el periódico "Les Echos" había puesto el dedo en la llaga de la crisis financiera del fútbol francés.

"En 2008, las ganancias líquidas de los 40 clubes de la primera y segunda división se redujeron a la mitad frente al año anterior... ¿El motivo? La inflación en los gastos de personal".

Sobre negocios malos, el Lyon puede hablar largo y tendido. Un ejemplo: En 2007 fichó a Abdulkader Keita del Lille por 18 millones de euros. Recientemente lo vendió al Galatasaray de Estambul por 8,5.
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|17:55
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|17:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic