Deportes

¿Ha perdido la cabeza la ex estrella de la NBA, Stephon Marbury?

La salud mental de Stephon Marbury ex jugador de los Celtics ha quedado en entredicho tras plantarse 24 horas seguidas ante una cámara y retransmitir lo que hacía por Internet. El jugador dijo cosas sin sentido, comió vaselina y rompió a llorar al escuchar una canción. "No me drogo", aclaró.

Todo partió de un reto con sus seguidores en Twitter: Steph prometió que estaría 24 horas seguidas delante de una cámara retransmitiendo todo lo que hacía, y así fue. En ese tiempo, bailó delante de un espejo de su habitación, hizo comentarios inconexos y llegó a llenarse un dedo de vaselina y chuparlo delante de la cámara.

Marbury, que jugó la parte final de la pasada temporada en los Boston Celtics, está sin equipo y ha llegado a especular con ir a Europa para contratar a futbolistas para su marca de zapatillas, Starbury.



Extrañas frases y comportamientos
Entre tanto, su Twitter se llenaba de extrañas frases. "Pensáis que estoy loco. Ellos quieren que penséis que me drogo porque tengo mucho amor que dar", decía. Y añadía: "Nunca han visto esta imagen de un hombre de verdad. Quieren usar mi pasado contra mí. Entonces me dicen que crezca. Que alguien me diga cómo... ¿Cómo quieren que lo haga si me muestran en la tele como si estuviera loco? Estoy en mi mejor momento. Dios es amor", escribía. 

Entre las cosas que dijo, dejó entrever que el baloncesto era secundario para él ("esos días ya pasaron", declaró) y pidió perdón a Anucha Browne Saunders, la mujer que acusó a su ex entrenador en Nueva York Isiah Thomas de haberla violado. En su día, Marbury la llamó 'puta'. "Siento habértelo llamado. No hay que llamarle eso a una mujer. Me equivoqué", dijo. También le deseó lo mejor a Isiah y se 'reconcilió' con Donnie Walsh, 'general manager' de los Knicks que consiguió que saliera del equipo, y Mike D'Antoni, entrenador que lo apartó: "Me llevasteis a un lugar mejor", dijo.

Entre otras de las extrañas cosas que llegó a decir, pidió que alguien le pagara "un billón de dólares" para tener un show televisivo "como el de Oprah".

Extrañas lágrimas
En uno de los momentos de tan extrañas 24 horas, Stephon Marbury se puso a escuchar una canción ('Lean on me', de Kirk Franklin) y, sin motivo aparente, se echó a llorar. El llanto le duró varios minutos, como puede apreciarse en el vídeo. En ese momento, 92.000 personas de todo el mundo estaban conectadas a su 'show'.

Marbury, una estrella en declive, era uno de los mejores jugadores del mundo en la primera mitad de esta década. Su llegada a los New York Knicks, el equipo de su ciudad (creció en Long Island y es un icono de sus calles) marcó el declive de su carrera, acomodado en un contrato multimillonario (más de 20 millones de dólares por temporada) que nunca justificó. Pasó los dos últimos años prácticamente apartado del equipo, hasta que los Celtics de su amigo Kevin Garnet le dieron la pasada campaña una oportunidad que no aprovechó.

Ahora mismo no tiene equipo ni parece que vaya a tenerlo. A sus 32 años, se cree que su carrera está acabada. Aunque lo más preocupante parece su salud mental. Esperemos que sólo sea un bajón.

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|04:48
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|04:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic