Gripe porcina: Australia convertida en laboratorio para el resto del mundo

Australia, uno de los países más afectados por la gripe porcina, se convirtió en un laboratorio mundial para el resto del mundo, pues entró en el invierno austral, estación que podría favorecer una mutación del virus hacia una forma más peligrosa que la actual.

Desde la aparición del virus A (H1N1) a principios de mayo en Australia, cuando el país empezaba a transitar el invierno, la cantidad de contagios aumentó de forma excepcional. Melbourne, la segunda ciudad del país, obtuvo el poco envidiable título de "capital mundial" de la gripe porcina, que había hecho su aparición, semanas antes, en México.

La gravedad de la situación en Australia influyó en gran medida para que la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidiera el 11 de junio pasado atribuir el grado de pandemia a esta enfermedad. Las autoridades australianas se preparan para afrontar lo peor y ya encargaron 21 millones de dosis de la vacuna. Además, esperan lanzar un vasto programa de vacunación en octubre para frenar la propagación del virus que ya contaminó a más de 16.000 personas y
está involucrado directamente en la muerte de unas 40 personas.

"No hay dudas acerca de que la lección aprendida por Australia valdrá para otros lugares", subrayó el epidemiólogo William Rawlinson, de la universidad del Estado de Nueva Gales del Sur, cuya capital es Sidney. "El desarrollo que observamos actualmente en Australia, y el
hecho de que la cantidad de casos aumentó considerablemente desde que empezó el invierno, es exactamente lo que esperamos en el invierno del hemisferio norte", explicó.

Desde la aparición del virus en Australia, las autoridades han privilegiado la información pública, concentrando sus esfuerzos en los grupos poblacionales más vulnerables: embarazadas y pacientes con antecedentes médicos.  Los responsables sanitarios advirtieron igualmente de los peligros de una propagación del virus entre la desfavorecida comunidad aborigen.

La OMS, que ya no difunde estadísticas globales sobre la cantidad de enfermos, anunció el 21 de julio que la gripe porcina había matado a "más de 700 personas" en todo el mundo. La gripe sigue expandiéndose y pronto habrá alcanzado a todos los países del mundo, indicó la OMS. Ahora, el hemisferio sur es el más expuesto al virus debido a la llegada del invierno, época propicia para la propagación de la gripe.

Pero su comportamiento en en el hemisferio norte cuando sea invierno es imprevisible y supone una interrogante de magnitud dado que los virus tienen una enorme capacidad de adaptación y buscan, por naturaleza, evitar los obstáculos que se ponen en su camino.

"Con muy poco, el virus puede adquirir más capacidad de transmisión, y es, quizá, lo que está ocurriendo ahora sin que lo sepamos", advirtió Alan Hampson, presidente de una comisión de
especialistas australianos creada para luchar contra la gripe porcina. "Puede que antes de la llegada del invierno al hemisferio norte, el virus tenga una mayor capacidad de propagación", sostuvo el experto.

 
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 01:37
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 01:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial