Más de la mitad de los argentinos fuma actualmente o probó un cigarrillo alguna vez

Algo más de la mitad de la población nacional (53 por ciento) fuma o tuvo el hábito alguna vez, situación que se mantiene desde el 2000, al igual que la tendencia de que los hombres consumen más cigarrillos que las mujeres y cada vez a menor edad, sin registrarse diferencias según el nivel socioeconómico.

Pese a este duro diagnóstico, existe un fuerte interés por erradicar esta práctica: 6 de cada 10 fumadores admiten haberlo intentado dejar sin éxito (65 por ciento) y la mitad se plantea abandonar el cigarrillo en los próximos seis meses (48 por ciento).

La radiografía del tabaquismo en la Argentina fue elaborada por la consultora TNS Argentina, que a principios de año entrevistó en su domicilio a 1010 personas de todo el país. "Hay una cifra que no puede dejar de llamar nuestra atención: el 44 por ciento de la población se enfrenta en algún momento con el desafío de dejar el cigarrillo. Este número es tan significativo que sirve para repensar si el Gobierno, las entidades y empresas le están dando a esta problemática el lugar adecuado", evaluó Constanza Cilley, directora Comercial y de
Investigaciones de TNS Argentina.

Y puso especial énfasis en remarcar que "dejar de fumar no es fácil y requiere mucho más que un esfuerzo individual". Si se analiza el hábito por género, el número de fumadores crece a 4 de cada diez entre los hombres, frente a dos de cada diez mujeres. También aumenta a menor edad, llegando a casi la mitad (48 por ciento) en el segmento de 25 a 34 años y observándose una sensible baja entre los mayores de 65 (7 por ciento).

No se observan, en tanto, diferencias significativas por nivel socioeconómico de la población.  Consultados acerca del tiempo que hace que fuman, más de la mitad de los argentinos que tienen el hábito respondieron que consumen un cigarrillo desde hace más de 10 años (56 por ciento). 

Un cuarto admitió hacerlo desde hace 5 y 10 años (26 por ciento), en tanto que un 14 por ciento fuma hace 2 a 5 años. Sólo un 3 por ciento contestó haber comenzado a fumar hace
apenas un año o menos.  En cuanto a las aspiraciones de abandonar el tabaco en el futuro, las opiniones fueron dicotómicas: mientras la mitad de los fumadores argentinos no piensa dejar de hacerlo en los próximos seis meses (52 por ciento), la otra mitad declara que eso sí está en susplanes(48 por ciento).

De los datos del estudio de TNS se observa también que el empeño por haber querido terminar con el hábito del cigarrillo crece a medida que asciende el nivel socioeconómico de los
respondentes y a partir de los 25 años. En tanto, las expectativas de dejar de fumar en el próximo semestre aumentan a mayor estrato social y en el interior del país respecto de la Capital Federal.

Otro de los tópicos cubiertos por el estudio tuvo que ver con cuántos argentinos lograron definitivamente dejar de fumar y cuántos nunca incursionaron en esta adicción. El 70 por ciento de los entrevistados confió que actualmente no fuma, de los cuales el 47 por ciento asentó que jamás se vio involucrado en el tabaquismo, el 23 por ciento restante dijo que
consumió un cigarrillo alguna vez y el 30 final no dudó en asegurar que fuma por estos días.

Visto en números reales, entre los no fumadores, 3 de cada 10 dicen haber fumado en algún momento de sus vidas y 5 de cada 10 nunca dio una pitada. Asimismo, del sondeo se concluye que la proporción de ex fumadores aumenta significativamente entre los hombres 41 por ciento contra el 27 por ciento de las mujeres.

Entre el grupo de actuales no fumadores, el 81 por ciento se siente preocupado por los riesgos que implica estar en lugares cerrados con gente fumando aunque, cuando se encuentran en esa
situación, prima la inacción. "Si bien el estudio revela que 8 de cada 10 argentinos que no fuman están preocupados acerca de los riesgos que corre su salud respirando el humo de otros, vemos que esta preocupación difícilmente se traduce en iniciativas concretas para evitar inhalar el humo ajeno", advierte Cilley.

En rigor, añade, al evaluar el accionar cotidiano de la población no fumadora en situaciones de exposición al humo, las respuestas son un claro llamado de atención. Sólo un 26 por ciento de argentinos que no fuman piden a quienes sí lo hacen que apaguen el cigarrillo, en tanto que 4 de
cada 10 (41 por ciento), aunque molestos, no dicen nada, y otros 3 de cada 10 son indiferentes a esta cuestión (29 por ciento).

 
Opiniones (0)
13 de diciembre de 2017 | 18:59
1
ERROR
13 de diciembre de 2017 | 18:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho