Deportes

Voley Liga Mundial: Brasil - Serbia, la final de ensueño

El favorito Brasil, que derrotó con autoridad 3-0 a Rusia en semifinales, este sábado en Belgrado, definirá el título de la Liga Mundial de voleibol masculino, en una final de ensueño, frente al anfitrión Serbia.

Serbios y brasileños protagonizarán la tercera final de Liga Mundial de la historia, que tiene como antecedentes dos victorias sudamericanas, las de 2003 y 2005 (en esta misma sala de Belgrado la última).

La selección brasileña se impuso a los rusos con parciales de 25-17, 25-21, 25-21, mientras que los locales tuvieron que sudar para tumbar a los caribeños, que ofrecieron resistencia e hicieron temblar a los casi 15.000 hinchas que apoyaron el sexteto serbio, que finalmente ganó por 18-25, 25-13, 25-21, 27-25.

Serbia pretende festejar su primer cetro mundial en la Liga y nada mejor que hacerlo en casa frente a su afición.

Por su lado, los verdeamarelos buscan recuperar la hegemonía mundial con la corona del prestigioso torneo internacional, tras perder frente a Estados Unidos en semis de la última Liga y en la final de los Juegos de Pekín-2008.

Por octava vez en nueve años, los brasileños alcanzan la final de la Liga. Se han impuesto en la competición seis veces, pero fracasaron el año pasado, al caer en semifinales en la edición que se disputó en Rio de Janeiro.

Los sudamericanos convirtieron el duelo estelar de la jornada en un cómodo paseo hacia la final.

Los jugadores auriverdes fueron muy fuertes en la defensa y en la recepción, como se esperaba, pero también en el servicio (8 saques directos contra 1) y en el ataque. Como resultado, un rápido triunfo, en apenas una hora y 12 minutos.

Este triunfo es ya un gran éxito para el entrenador Bernardinho, que tiene como gran reto la reconstrucción de la selección verdeamarela, después de las decepciones de 2008.

"Tenemos una gran presión desde hace un año porque la gente quiere resultados", afirmó el histórico técnico Bernardinho.

"Hemos demostrado que somos competitivos. Ahora nos hace falta regularidad, incluso aunque sepamos que lograr los mismos resultados que antes es imposible", comentó el técnico, campeón olímpico (2004) y dos veces del mundo (2002, 2006).

Son precisamente los veteranos quienes sustentan el trabajo del equipo: Giba (máximo anotador de la semifinal con dieciséis puntos), Murilo y el excelente líbero Sergio.

Pero los nuevos también prometen, sobre todo el gigante Leandro Vissotto (2,12 metros), autor de catorce puntos en la semifnal de este sábado.

Los rusos, una vez más, no estuvieron a la altura de su impresionante potencial físico.

Por su parte, Cuba también está plagada de talentos, pero aún debe madurar (21 años de promedio entre sus siete jugadores titulares) para inquietar a las potencias como Serbia, una de las mejores escuelas de voleibol del planeta desde hace quince años.

Sacudidos en el inicio por la agresividad de los ataques cubanos, los serbios terminaron por imponer su rigor, plasmado por la experiencia de sus dos viejas glorias, el levantador Nikola Grbic y el punta Ivan Miljkovic, principales figuras en el triunfo de este sábado.
En Imágenes