El momento de gloria del "Medio kilo"

Fue hace muchos años, en un juzgado de instrucción mendocino. Una mañana de indagatoria curiosa… y memorable.

No estoy seguro cuándo ocurrió. Tal vez, ha sido unos diez o doce años atrás, en un antiguo juzgado de instrucción de Mendoza. Pero juro que es verdad. Hay numerosos testigos que pueden dar fe de ello.

Algunos de los nombres de esta breve historia han sido alterados para proteger la identidad de las personas protagonistas. Después de todo, se trata de un asunto judicial. Y que estuvo casi en secreto hasta hoy.

Aquí, en estas líneas, contaremos los pormenores de una declaración tomada tiempo atrás a José Rosario Gil, un sospechoso de robo agravado. No sé bien qué delito cometió, pero sí que tenía antecedentes varios. Un desprolijo, el tipo… Al menos, por lo que parecía.

-¿Nombre…? ¿Edad? ¿Nacionalidad?

-José Rosario Gil… 36 años… argentino.

-¿Alias…?-

-El ‘Medio kilo’-

-…-

La invocación de tal sobrenombre produjo un instante de estupefacción en la pequeña oficina. La funcionaria que estaba tomando la declaración -una experta de Tribunales aun en edad de dar muchas batallas- sorprendida, miró al reo por encima de sus anteojos y repreguntó…

-¿Perdón, podría repetir un poco más alto…?-

-José Rosario Gil, sin apoyarse en la pared porque es mala educación pero a pocos centímetros de ésta y a unos dos metros treinta, aproximadamente, de la escribiente, repitió…-

-El ‘Medio kilo’…- con voz grave y sonora.

Cuentan los testigos que quien oficiaba uno de los cargos importantes del tribunal, una dama que casi nunca presenciaba las declaraciones, redujo a cero la distancia entre su oficina y la escena que se desarrollaba en ese instante. Y el lugar se fue poblando. El ‘Medio Kilo’ entendió de qué venía la mano… y miró a su interrogadora, fijo, apenas meciéndose y con los brazos en la cintura, diciendo con sus ojos renegridos todo lo que las palabras hacían innecesario mencionar…

Las funcionarias que habían superpoblado el atestado juzgado para ver la declaración, y al declarante, cruzaban miradas. Algunos no entendían qué pasaba, y señalaban con los labios y los ojos a la vez hacia la humanidad del ‘Medio Kilo’… con disimulo… ‘como hacen los riojanos…’ según me contó un testigo fiable de aquel día.

-¿Me repite el nombre de su madre?- pidió la funcionaria, asomándose hacia el costado de su escritorio para contemplar al reo en toda su magnitud.

-Ya le dije, señora…-

-No importa. Repita, por favor…-

El magistrado, un tipo muy ducho en todo lo que pasaba en los juzgados, advertido que algo andaba mal con la declaración del sospechoso, fue a ver qué ocurría. Tampoco él, dice la historia, pudo distraer su mirada de lo que todos estaban observando. El policía que custodiaba al presunto delincuente se dio cuenta, y clavó los ojos en el piso. El ‘Medio Kilo’, en tanto, seguía parado ahí… canchero… con la pelota dominada… meciéndose apenas sobre sus mocasines gastados. Estaba en el peor momento, reo, delincuente y proscripto… y de repente, era el rock star, el que concentraba todas las atenciones.

Cuentan los que saben contar las historias tribunalicias, que la declaración del ‘Medio Kilo’ duró unas dos horas. No sé si será verdad, o si en todo caso se trata de una exageración de la memoria. Pero no sería extraño. El revoloteo lo justificaba.

No supe qué fue de aquel hombre, ni cómo terminó su vida. Ni si fue a la cárcel aquella vez, o alguna otra. Lo que sí sé -porque me lo contaron- es que aquella mañana, José Rosario Gil, alias ‘El Medio Kilo’; tuvo su momento de gloria.
Opiniones (1)
19 de octubre de 2017 | 11:57
2
ERROR
19 de octubre de 2017 | 11:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Redivivo, va: (Del lat. rediv%u012Bvus). 1. adj. Aparecido, resucitado. De acuerdo al concepto dado por la real Academia Española este sería el apelativo preciso para el firmante de esta nota ya que "Almafuerte", a la sazón "Pedro Bonifacio Palacios (1854-1917)", un poeta y escritor argentino, afamado en nuestro país y en el exterior como "Almafuerte", por ello me llama poderosamente la atención que otra persona se atribuya dicho seudónimo, a no ser que sea Palacios regresado de la eternidad.
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México