La puerta secreta al mundo de la nieve

Una recorrida para recolectar postales del blanco en el pedemonte. Allí donde el frío y el agua son bendiciones necesarias, la nieve dejó su esperado mantel. El banquete está listo y la entrada es libre y gratuita. Entrá a esta nota y comprobalo.

Anoche vi con mi familia una película de esas que, sencillamente, podemos catalogar como maravillosas. Se llama “Coralina y la puerta secreta” y sus directores se llaman Henry Selick y Mike Cachuela. Algunos dirán que es una película para niños, pero la realidad es que es mucho más que eso. Sentarse a verla, para cualquier humano, prometo que será una fiesta. 

La historia –animada y fantástica– se centra en una niña aburrida llamada Coraline, cuyos padres, tal como ocurre con toda normalidad en estos tiempos, están siempre más preocupados por sus trabajos frente a sus computadoras que por los intereses de la niña.

La familia se muda a una casa de 150 años y el asunto es que Coraline descubre una puerta secreta que la lleva a otro mundo.

Este es el trailer:





La puerta secreta

Bueno, el asunto es que anoche me dormí con Coraline y hoy me desperté, al igual que todos ustedes, como si hubiese atravesado una puerta secreta que me condujo al mundo de la nieve. Una vez más, me quedó en claro que uno de los ingredientes de la belleza es la sorpresa.

En mi caso, la novedad lució más despojada por el hecho de que vivo en el campo. Aquí cerca, pero en el campo, donde la mirada llega más lejos y el frío es sinónimo de limpieza.

Ya camino al diario, empezó a llegar el mundo desde lejos: el tarifazo de la luz, Amado Boudou y el Indec, Berlusconi y Lugo, la DGE, el costo del gas, Néstor y Cristina, Celso, el fixture, el frío que también hace daño… En fin, ya saben ustedes, pero éste es otro tema.

Sin más, aquí algunas imágenes de la nieve en el pedemonte, pues he aquí el motivo de esta nota:

 

El pino esperaba el peso de la nieve.

 

Frutales en invierno.

 

Chañares bajo la nieve.

 

La calle blanca.

 

La pititorra.

 

Mañana de invierno.

 

El campo blanco. 

 

El auto durmió afuera.

 

Marcelo Vildoza camino a su trabajo.

 

El paraíso nevado.

 

Cepas nevadas.

 

Opiniones (3)
13 de diciembre de 2017 | 20:36
4
ERROR
13 de diciembre de 2017 | 20:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Que lindas fotos! -tambien las de Vallecitos- Y que buena la idea de hacer una nota diferente Por favor no pares.....Las necesitamos
    3
  2. Gracias por el dato de la película y por la nota. A veces, entre tanta espada de Damocles que pende sobre nuestras cabebezas, este tipo de notas también funciona como una puerta, no tan secreta, sino, más bien, un poco descuidada por cada uno de nosotros.
    2
  3. Que bien que nos hace una nota con poesia!
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho