Tenían todo listo para fugarse de una cárcel neuquina

En la localidad de Choele Choel, provincia de Neuquén, cerca de uince internos de la alcaidía de esta localidad estuvieron a punto de escapar, luego de haber limado un par de rejas y de haber perforado un boquete en una de las paredes que lindan con el exterior. El hecho se descubrió en la madrugada del lunes, luego de una requisa de rutina en la que los gaurdiacárceles notaron "movimientos no habituales", publica hoy diario Río Negro.

Según informaron, los internos que pretendían escapar tuvieron apoyo exterior para lograr parte del cometido.

El episodio se conoció en la madrugada del lunes y ese mismo día, a las 9, se realizó una sorpresiva requisa en la que se descubrieron los barrotes cortados.

Otra de las sorpresas que tuvo el personal del penal en su recorrida fue que una reja interna había sido sacada de su lugar y a otra exterior fue doblada.

"Esto hizo que profundizáramos la inspección y así encontramos alicates y elementos cortopunzantes escondidos en varios lugares", indicó el subcomisario Héctor Maglione, titular del Establecimiento de Encausados de Choele Choel.

De fuentes cercanas a la investigación trascendió que los investigadores del frustrado intento de fuga apuntarían a que dos detenidos recientemente llegados del Alto Valle habrían tenido gran responsabilidad en el episodio, en el que, estiman, iban a tratar de escapar más de una docena de internos. Ambos fueron aislados del resto de la población carcelaria, aunque lo mismo ocurrió con otros internos.

"Es una gran sorpresa lo que sucedió porque en el último tiempo habíamos notado un cambio muy positivo entre los internos a través de distintas actividades recreativas y deportivas que veníamos organizando, y si bien no lo tomamos como un retroceso, nos hace pensar en que habrán cosas que no podamos hacer en lo sucesivo", indicó una fuente carcelaria.

Llamó la atención la forma en que cortaron los barrotes de las rejas internas, dado que utilizaron hojas de sierra. Las mismas fueron encontradas en una nueva requisa, practicada antenoche. Estaban ocultas en las grietas y hendiduras de las ventanas que habían sido arrancadas.

En un baño, por otra parte, encontraron parte de las herramientas usadas por los internos, las cuales fueron rescatadas con un imán desde el fondo de la letrina.

El apoyo externo cumplió con parte de su cometido, dado que en el alambrado perimetral sobre calle Villegas, lugar al cual no tienen acceso los internos, se detectó un gran boquete.

La alcaidía choelense -con rango de "Mediana Seguridad" y que generó mucha polémica en el momento que comenzó su construcción- lleva cerca de una década funcionando y solamente se recuerda una fuga de cuatro internos sucedida hace dos años. Luego de una semana los evadidos fueron recapturados.
Opiniones (0)
16 de agosto de 2017 | 21:33
1
ERROR
16 de agosto de 2017 | 21:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial