Brote inflacionista en Europa coloca al BCE frente a un dilema

El Banco Central Europeo se encuentra con una inflación mayor al 2%, lo que complica sus planes de crecimiento y desarrollo.
Asimismo, el índice de confianza económico en la zona euro bajó más de lo previsto en octubre.

Con la inflación en su nivel más alto de los dos últimos años y la confianza de los hogares y los empresarios en baja, el Banco Central Europeo (BCE) enfrenta un serio dilema para decidir si eleva sus tasas de interés.

Los precios al consumidor en la zona euro subieron 2,6% en octubre, es decir la inflación más fuerte desde mediados de 2005, según una primera estimación publicada el miércoles por la oficina de estadísticas europeas Eurostat.

El mes pasado, el índice de los precios al consumidor de la zona euro había sido de 2,1%, superando por primera vez desde 2006 el objetivo del BCE, que apunta a una inflación por debajo del 2%.

En forma paralela, el índice de confianza económica en la zona euro, que resume la opinión de los empresarios y los consumidores, bajó más de lo previsto en octubre, según un estudio de la Comisión Europea, estableciéndose a 105,9 puntos, contra 106,9 en septiembre.

Las señales de desaceleración se multiplicaron en los últimos tiempos, bajo el efecto de un precio del petróleo muy elevado y el impacto de la crisis inmobiliaria en Estados Unidos y del euro fuerte, que si bien limita la factura energética emitida en dólares también afecta las exportaciones europeas.

Estos tres factores "pusieron fin por el momento al escenario esperado de crecimiento sólido con una inflación débil", subrayó el economista del Bank of America Holger Schmieding. Según este experto, una inflación más elevada asociada a la desaceleración del crecimiento constituyen "la peor combinación de indicadores" para el BCE, que llevará a cabo el próximo 8 de noviembre su reunión mensual para determinar el nivel de las tasas de interés de la zona euro.

El aceleramiento de la inflación da nuevos argumentos a aquellos que quieren un alza de las tasas, aunque al mismo tiempo el encarecimiento del costo del crédito no haría sino acentuar los problemas de crecimiento. El dilema es aún más difícil si se tiene en cuenta que la Reserva Federal (Fed) norteamericana podría decidir el martes una nueva baja de sus tasas para contrarrestar los riesgos de desaceleración económica que pesan sobre la economía de Estados Unidos.

Esta situación volvería al dólar aún menos atractivo y podría llevar a un aumento más pronunciado del valor del euro.

La Fed ya había bajado su tasa principal en medio punto en septiembre situándola en 4,75%, mientras que el BCE había dejado la suya en 4%, sin cambios desde agosto.
Opiniones (0)
21 de septiembre de 2017 | 13:06
1
ERROR
21 de septiembre de 2017 | 13:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'