Deportes

Un ciclista vizcaíno sube sentado hacia atrás el puerto de Urkiola

Este electricista de profesión subió en la tarde del domingo, en 51 minutos, los más de 5 kilómetros de recorrido del puerto vizcaíno de Urkiola sentado en el manillar de su bicicleta, y siempre pedaleando de espaldas a la cumbre.

Hace tres años, tardó una hora y 8 minutos en subir con esta peculiar forma de andar en bicicleta el puerto de Orduña, de 8 kilómetros, aunque de menor dificultad que el de Urkiola, según ha destacado la prensa internacional que presenció el ascenso al Puerto de Urkiola.

Alexander de la Huerta, un vecino de Basauri (Vizcaya) de 22 años, ha subido en bicicleta sentado hacia atrás los puertos de Urkiola y de Orduña, y ha explicado que continuará ascendiendo montañas con esta técnica en un intento de poner "de moda" esta modalidad.

Este electricista de profesión subió en la tarde del domingo, en 51 minutos, los más de 5 kilómetros de recorrido del puerto vizcaíno de Urkiola sentado en el manillar de su bicicleta, y siempre pedaleando de espaldas a la cumbre.

Hace tres años, tardó una hora y 8 minutos en subir con esta peculiar forma de andar en bicicleta el puerto de Orduña, de 8 kilómetros, aunque de menor dificultad que el de Urkiola, según ha destacado.

En sus hazañas, utiliza una bicicleta de paseo de 30 años de antigüedad a la que ha colocado un sillín en el manillar y brazos para asirse. Sentado hacia atrás, se desplaza acompañado de un ciclista de apoyo que pedalea de la forma convencional y que en todo momento le advierte de la llegada de nuevas curvas, el paso de vehículos o de la necesidad de situarse más a la izquierda o la derecha de la calzada.

Alexander comenzó hace cuatro años a poner en práctica esta peculiar forma de andar en bicicleta que ha afirmado que vio a algunos ciclistas americanos utilizar en desplazamientos en llano. "Es una forma que también tiene sus riesgos, porque puedes marearte, tienes que estar muy atento al arcén, al paso de los vehículos...", ha asegurado este vizcaíno.

Sin embargo, este joven siente "muy orgulloso" de subir montañas con esta técnica, que "mucha gente cree que es imposible" de llevar a la práctica. Este deportista, que presume de su fuerza en las piernas, confía en seguir subiendo nuevos puertos sentado hacia atrás para continuar "probándose a sí mismo" y, en un futuro, poder "hacer algo grande" e instaurar una marca que pueda ser reconocida por el Libro Guinness de los Récords.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|07:02
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|07:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016