Campaña por la buena acentuación nacida en México llega a Argentina

Un español inició una campaña para corregir la ortografía de anuncios publicitarios con la colocación de pegatinas en forma de acentos, un movimiento que tenía como fin sólo conseguir otro ingreso y que ahora se ha extendido. "A todos nos dijeron que las mayúsculas no se acentúan, pero la Real Academia Española jamás ha dicho eso", dijo.

"¡Todo me desbordó; ya hay gente haciendo lo mismo en Argentina y en Perú!", dice sorprendido a la AFP Pablo Zulaica, de 26 años, autor del "Programa de reinserción de acentos en la vía pública", una campaña para corregir la ortografía de anuncios publicitarios con la colocación de pegatinas en forma de acentos. 

La cruzada por la buena acentuación que inició en solitario hace apenas tres semanas en el centro de la Ciudad de México es simple: consiste en colocar las pegatinas en forma de acentos y acentos tachados disponibles en su blog con explicaciones gramaticales.


"Esta palabra se acentúa porque forma hiato en la vocal cerrada (i o u)", es una de las explicaciones que tienen las pegatinas blancas que ya pegadas "siempre provocan una sonrisa; ahora es ante todo una actividad lúdica y estética", añade.

"Siempre pido permiso para pegar los acentos y si no veo muy dispuestas a las personas en cuestión se los dejo para que ellas mismas lo peguen", comenta Zulaica, que lo mismo ha corregido anuncios de campañas políticas como las patrullas mexicanas que sin excepción todas dicen "POLICIA".

"A todos nos dijeron que las mayúsculas no se acentúan, pero la Real Academia Española jamás ha dicho eso", aclara.

La búsqueda de los acentos perdidos tenía en un inicio como objetivo "encontrar otra forma de ingreso; ya me había perdido un par de cosas por falta de dinero, como un curso de literatura, y otras cosas", relata.

Un día, prosigue, "hablando con un grupo de amigos sobre la faltas ortográficas que hay en los anuncios, se me ocurrió salir a la calle a pegar los acentos porque con spray era muy agresivo".

En un inicio las pegatinas sólo tenían datos personales "por si alguien quería contratarme" como corrector.

Se añadieron después los argumentos ortográficos y ahora "llegaron las letras también para pegar" donde faltan, dice Zulaica.

El joven corrector sí ha logrado recibir llamadas laborales, pero que ha rechazado porque ahora siente "mayor responsabilidad" con su blog, un punto de referencia obligado para los "obsesivos ortográficos".


Fuente: AFP.

Opiniones (1)
9 de Diciembre de 2016|05:36
2
ERROR
9 de Diciembre de 2016|05:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Felicitaciones por realizar mi sueño de la ficción. Casualmente en el año 2000, me presenté en un concurso de historietas inéditas, la que presenté la titulé: "Retro", donde existía una campaña de tildar los carteles bajo pena de multa en un país imaginario. Fui finalista entre las 15 mejores trabajos de los 400 presentados, y expuesta en el Salón de Exposiciones de la Rural de Palermo. Hoy pueden ver mis originales en http://www.arte4.com.ar Saludos Alejandro T. T.
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic