El Gobierno avanza la transición económica: evalúan moderar el gasto público

Néstor Kirchner evalúa con su esposa y Miguel Peirano la posibilidad de rebajar el gasto público para preparar el escenario para Cristina.
Sin embargo, el Jefe de Gabinete dijo que se trata de una "especulación periodística" y rechazó que haya "cierto trabajo que hace este gobierno para despejar de trabajo al gobierno que viene".

El presidente Néstor Kirchner y su sucesora electa Cristina Fernández avanzaron hoy en la definición de medidas económicas de cara al recambio previsto par el 10 de diciembre y según trascendió una de las determinaciones pasaría por moderar el nivel del gasto público.

El análisis de la transición económica entre la gestión actual y la que comandará Cristina Kirchner también contó con la participación del ministro Miguel Peirano -quien continuaría en su cargo- y el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, según se pudo saber esta noche de fuentes gubernamentales. El presidente Kirchner había reconocido, durante la campaña electoral, que su esposa solía cuestionarle el nivel del gasto público, que creció en forma marcada durante 2007.

Uno de los participantes de estas reuniones definitorias, el jefe de Gabinete Fernández, admitió hoy que el objetivo final de estos análisis pasa por encontrar herramientas que apunten a "mantener y preservar el superávit fiscal y cuidar los gastos". De todos modos, el funcionario -otro de los que con seguridad acompañará la gestión de Cristina- negó que el Gobierno vaya a ajustar ahora las cuentas públicas "para despejar de trabajo" a la actual primera dama.

"No hay un conjunto de medidas, tal como se está presentando, que tenga ese objetivo", afirmó Fernández en referencia a los trascendidos sobre una suba en las retenciones de soja, trigo y maíz y un incremento en las tarifas de gas y electricidad, entre otras cuestiones.

Fernández se pronunció de esa forma al ser consultado sobre la posibilidad de que el Gobierno tome una serie de medidas para aumentar la recaudación y bajar el gasto, de modo de producir un ahorro anual de 10 mil millones de pesos antes del 10 de diciembre próximo. Según esas versiones, el plan oficial –que el jefe de Gabinete rechazó- consistiría en subir las retenciones entre 3 y 5 puntos para las exportaciones de trigo, soja y maíz; al tiempo que se subirían las tarifas de gas y electricidad para los sectores de ingresos altos.

En declaraciones a radio 10, el funcionario dijo que se trata de una "especulación periodística" y rechazó que haya "cierto trabajo que hace este gobierno para despejar de trabajo al gobierno que viene". En rigor, las versiones señalan que la intención del Gobierno es sacar un mayor provecho de las fuertes subas en los precios internacionales que vienen acumulando la soja, el trigo y el maíz, aunque desde las entidades del agro ya adelantaron su rechazo.

La medida no sólo apunta a mejorar los ingresos fiscales, que vienen creciendo a un ritmo del 30 por ciento internanual, sino también permitirían frenar una suba en los precios internos de los alimentos. De acuerdo con estimaciones previas, la recaudación tributaria de octubre superaría los 17.400 millones de pesos, experimentando un alza del 30 por ciento con relación a igual mes del año pasado.

Lo que ocurre es que si bien los ingresos aumentan, también están creciendo los gastos, que en septiembre subieron más del 40 por ciento respecto de un año atrás. Esta suba en el gasto afectó sensiblemente el superávit fiscal (uno de los logros del programa económico), ya que se redujo un 18 por ciento en los primeros nueve meses en comparación con igual lapso de 2006.
Opiniones (0)
19 de noviembre de 2017 | 11:46
1
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 11:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia