Deportes

Bolivia tiene esperanzas de volver a poder jugar en la altura

La FIFA decidió elaborar nuevos estudios sobre los efectos que la altutud puede ocasionar en los jugadores. Los bolivianos esperan que se levante la prohibición que impide jugar a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar.

La decisión de la FIFA de elaborar nuevos estudios sobre los efectos de la altitud en los futbolistas fue interpretada por el gobierno de Bolivia como un camino hacia la eliminación definitiva del veto a los estadios situados a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar.

El viceministro de Deportes, Milton Melgar, ex jugador de los clubes argentinos River Plate y Boca Juniors, dijo en rueda de prensa que esos estudios se harán para todos los casos en que sean necesarios, con diferentes condiciones geográficas y climáticas.

"Eso nos permite pensar que el veto no va a existir porque en caso contrario también se tendrían que vetar otros lugares donde es difícil de jugar, como los que tienen altas temperaturas", agregó Melgar.

La decisión de realizar estudios se tomó en un Congreso de la comisión médica de la Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol (FIFA) celebrado la semana pasada en Zúrich en el que se trataron diversos asuntos relacionados con el deporte en altura.

El médico Enrique Vargas, investigador del Instituto Boliviano de Biología de la Altura (IBBA) dijo que la FIFA ha comenzado a interesarse en las investigaciones sobre el fútbol de altura, ya que no existen estudios al respecto.

La FIFA vetó en mayo pasado los estadios de altura, entre ellos el Hernando Siles de La Paz, situado a 3.577 metros sobre el nivel del mar, aunque luego revisó su medida para permitir que Bolivia juegue por última vez las actuales eliminatorias en ese escenario
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|18:07
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|18:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic