La globalización convierte "niñas princesas" en "jóvenes perras"

La escritora mexicana Elena Sevilla fue terminante respecto de las mujeres: “Yo creo que cuando son chiquitas todas quieren ser princesas. Pero, finalmente, ¿en qué te conviertes cuando andas bailoteando en los antros y te desvistes a la menor oportunidad, sin importar nada de tus valores, nada de lo que te inculcaron en tu casa o en la escuela?”. Así lo prueba en su libro “De princesa a perra”.

La escritora mexicana Elena Sevilla aseguró hoy en México que la globalización convierte a las niñas dulces en adolescentes perdidas, hecho que inspiró su último libro, "De princesa a perra".

"Yo creo que cuando son chiquitas todas quieren ser princesas", indicó la autora en una entrevista con Efe.

"Pero, finalmente, ¿en qué te conviertes cuando andas bailoteando en los antros y te desvistes a la menor oportunidad, sin importar nada de tus valores, nada de lo que te inculcaron en tu casa o en la escuela?", se cuestionó para zanjar el asunto al afirmar: "te conviertes en perra".

El libro, a pesar del título, no busca escandalizar sino concienciar a la sociedad sobre algo real "qué está pasando".

Por ello, el argumento gira en torno a dos chicas jóvenes, una rica y una pobre, que se enfrentan a temas como la drogadicción, el alcohol y el sexo, para ver "cómo lo toman y en qué momento pierden los valores".

"Me preocupan mucho los jóvenes, aparte de porque tenemos muchísimos, también porque es la etapa más importante en la vida de los seres humanos, porque es cuando decides qué quieres ser, qué quieres estudiar, quiénes son tus amigos, qué quieres ser tú, cuáles son tus sueños", indicó Sevilla.

La autora aseguró que no es ninguna mojigata, sino que en su opinión la labor de cuidar a los jóvenes "comienza en casa".

"Con esta modernidad de que estamos todas ocupadas y trabajamos todo el santo día nos hemos convertido en mamás por teléfono", aseguró.

En su opinión, la globalización no solo ha pegado en el área económica, en la violencia y en el narcotráfico, sino "en todos los sentidos".

"Vivimos una vida muy rápida y llegamos tan cansados a casa que ya no queremos o no tenemos tiempo de poner atención a los hijos", se lamentó, y pidió a los padres que no nieguen que es posible que sus hijas adolescentes se conviertan en "perras" y sus hijos "en otras cosas".

Aconsejó a los padres "que no pierdan de vista nada", que sepan bien quiénes son los amigos de sus hijos, sus círculos, qué les gusta, qué están haciendo, participar en sus conversaciones, castigar si es necesario e, incluso, que les revisen la mochila.

"Aquí se vale de todo, como papás se vale hasta el chantaje" para mantener "a salvo" a los hijos, y reconoció que ella misma como madre lo hizo.

Para Sevilla, "hacen falta paradigmas para que los jóvenes no se pierdan".

Si un padre se da cuenta de que su hijo va por el mal camino, debe acudir a psicólogos o buscar algún tipo de ayuda profesional, aunque bromeó con que "lo de perra no es reversible".

La escritora no teme reconocer que busca generar polémica con el título de esta obra, publicada por Ediciones Libuk, como ya hizo con su primera novela "De chica quería ser puta" (2008, Colofón).

Aseguró que la sociedad actual se enfrenta a la violencia y al sexo como algo cotidiano, así que hay que buscar nuevas fórmulas para llamar la atención y conseguir impactar para que cale el mensaje "detrás del morbo".

"Deberíamos perder el miedo a las palabras y llamar a las cosas por su nombre", sostuvo Sevilla.

De hecho el nuevo libro en el que trabaja se llamará "Las queridas" y tratará de las amantes y "hasta dónde es capaz de llegar una mujer por el amor de un hombre", concluyó.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (4)
7 de Diciembre de 2016|07:39
5
ERROR
7 de Diciembre de 2016|07:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¿No se te ocurre pensar que la gente vieja puede mentirte cuando le preguntas? Sos un ingenuo, dejá las encuestas y salí un ratito a la calle.
    4
  2. Vos te comiste el verso de que la homosexualidad, promiscuidad y embarazo adolescente antes se tapaban y ahora se ventilan. No era así. No comas basura mediática o la opinión generalizada, analizá un poco. Antes se tapaban los pocos casos que había. Ahora se tapan los que se puede, porque hay tantos que desbordan, y es obvio que se van a ver por todos lados. Estudiá un poco las diversas culturas, de hecho, hacé una encuesta simple: preguntá a todas las personas viejas que conozcas cuantas de ellas tuvieron relaciones antes de casarse. Te vas a dar cuenta (con eso solamente) que era un porcentaje muy menor al que ahora existe.
    3
  3. Envié al mediodia un comentario para esta nota y todavia no aparece.
    2
  4. ¡Qué comodo para un padre poder hecharle la culpa de la supuesta promiscuidad de su hija a la globalización! ¿no habrán otras causas? Por otro lado no creo que deba tratarse distinto la promiscuidad en chicas que en chicos? Me parece bastante machista el librito. Y por último, tener relaciones sexuales en la adoscencia no creo que sea realmente un fénomeno contemporaneo que se deba a la globalización, esto siempre existió solo que antes se tapaba más, así como la homosexualidad, o los embarazos adolescentes.
    1
En Imágenes