Deportes

Estudiantes y la mística que no muere

Pasaron 39 años desde que el Pincha alzó por última vez la Libertadores. No fue fácil la parada, pero Estudiantes jugó a lo Estudiantes; con la pelota en los pies y el corazón en las manos.

Era difícil el desafío que Estudiantes debió afrontar esta noche en Belo Horizonte ante al temible equipo de Cruzeiro al que finalmente
superó por 2 a 1 con absoluta justicia.

El resultado adverso de la primera fase (3-0) y la poca suerte del Pincha en tierras brasileñas eran indicios claros, contundentes, de que la parada no era fácil.

Había que ganar, objetivo que no se pudo alcanzar hace una semana atrás en La Plata con toda la gente a favor.

Aquel miércoles por la noche en el Estadio Ciudad de La Plata el empate dejó al equipo con las manos vacías y con un sabor amargo en la boca, producto del gran esfuerzo realizado y de la escasa recompensa recibida a cambio.

Sin embargo, ninguno de los integrantes del plantel profesional y del cuerpo técnico se dio por vencido. Este sabía que había una historia que respetar.

En ese marco, con el corazón lleno de sueños viajó el equipo este lunes con un sólo objetivo: traer de vuelta la Copa, la misma que supieron ganar los muchachos conducidos por Don Osvaldo Zubeldía.

La  misma que alguna vez alzaron emocionados hombres ilustres en la historia del club como el "flaco" Poletti, el "tordo" Madero, el "narigón" Bilardo y la "Bruja" Verón, sólo algunos entre otros grandes héroes de la historia "pincharrata".

En el primer tiempo no se desesperó y le cortó al Cruzeiro todos los caminos que conducían hacia el arco de Mariano Andújar, y en el complemento cuando el dueño de casa se puso al frente en el marcador no se desesperó.

Con el resultado adverso, y con 70 mil almas en contra, parecía que la batalla del Mineirao estaba perdida. Sin embargo, como si fuera cosa de Brujas apareció la mística copera de Estudiantes, que a lo largo de más de un siglo de vida supo escribir páginas de gloria en la historia del fútbol argentino.

El empate obtenido por la "Gata" Fernández hizo delirar a los tres mil hinchas que viajaron a esta ciudad para dar el presente en esta cita que muchos consideraron de honor.

Hubo que esperar un poco más para que Mauro Boselli, el  goleador de la Copa, anotara de cabeza el tanto con el que el "Pincha" escribió otra página dorada en su biografía.

Dicen que en ese instante histórico estaban presentes empujando la pelota, el "Ruso" Prátola, el legendario Don Osvaldo, Bilardo desde la platea, mientras que desde el banco Sabella, Gugnali, Gurrieri y Julián Camino dejaron escapar un grito que muchos aseguran que se escuchó en el mítico estadio de 1 y 57.

No era para menos, fue un grito contenido durante casi cuatro décadas, ya que durante ese lapso en el club pasó de todo.

Hubo alegrías y tristezas, descensos y ascensos, títulos nuevos y hasta partidos memorables como aquel que Estudiantes le empató a Gremio de Porto Alegre con ocho jugadores en 1983 por la Copa.

Hoy Estudiantes volvió a festejar y lo hizo a su estilo con mucho fútbol y con mucha garra, al estilo de un verdadero "León".
¿Qué sentís?
1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%1%Satisfacción1%Esperanza1%Bronca1%Tristeza1%Incertidumbre1%Indiferencia
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|17:44
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|17:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016