Moderna ampliación en el Museo del Prado

El Museo del Prado, que alberga en Madrid una de las mejores colecciones de arte del mundo, ha conseguido finalmente la clase de espacio nítido y moderno que merecen viejos maestros como Goya, Velázquez y El Greco. El nuevo edificio permitirá ver unos 400 cuadros más.

La pinacoteca inaugura el martes es una nueva ampliación, que añade un 50 por ciento más de espacio y más luz natural después de una década de ambiciosas obras que incluyeron una necesitada renovación de las galerías existentes.

Para celebrar su nuevo despegue, el museo exhibe 100 obras del siglo XIX español, desde Francisco de Goya hasta Joaquín Sorolla, incluyendo lienzos de Mariano Fortuny y Federico de Madrazo.

Aunque muchas de las obras del siglo XIX son muy conocidas, llevan sin ser vistas al menos diez años porque no había espacio para mostrarlas.

También para el estreno se mostrará una selección de obras de Goya, un despampanante surtido de arte surrealista y satírico por el que el pintor es considerado el precursor del movimiento modernista.

La última adquisición de El Prado, "El toro mariposa," encabeza la colección, y muestra a un toro suspendido por una nube de mariposas con caras humanas, en una de las últimas obras del maestro aragonés.

El arquitecto Rafael Moneo ha incorporado un claustro del siglo XVI de la cercana Iglesia de los Jerónimos como el último piso de un nuevo edificio de dos plantas, combinándolo a la perfección con un aspecto moderno en el resto de la construcción que finalmente lleva al Prado al siglo XXI.

El claustro ha sido desmontado y reensamblado piedra a piedra para formar una sala central elevada. La luz natural entra a raudales a través del techo de cristal ondulado que cubre el patio de granito para iluminar las galerías situadas debajo.

El edificio de Moneo incluye interiores discretos de madera, mármol y cobre, y alberga un auditorio, cafetería, una tienda y escaleras mecánicas, y más espacio para el almacenamiento debajo de las salas de exposición, que ha liberado grandes partes del edificio original.

Junto a la asombrosa obra "El fusilamiento de Torrijos," de Antonio Gisbert, Zugaza explicó que, como otros muchos museos del mundo, la colección completa de El Prado, de casi 9.000 obras de arte, implica que ni siquiera el personal la haya visto en toda su extensión."Había una carencia crónica de espacio," indicó.

Por ejemplo, muchas de las pinturas históricas en exhibición del siglo XIX pesan casi media tonelada y miden entre 3 y 4 metros por entre 8 y 10 -el tamaño de un salón- y requieren unas 10 personas para moverlas.

El antiguo museo simplemente no tenía las condiciones para exponer las obras con todo su efecto dramático.

El Prado tendrá entrada gratuita entre el 31 de octubre y el 4 de noviembre para celebrar su nueva era.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|21:10
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|21:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016