Deportes

Tensión en Brawn, euforia en Red Bull: la Fórmula 1 revive

La alegría de Red Bull, la rabia de Rubens Barrichello y la decepción de Jenson Button reflejaron en Alemania lo que hasta hace pocas semanas parecía imposible: la lucha por el título mundial de la Fórmula 1 está abierta.

La euforia de Red Bull, la rabia de Rubens Barrichello y la decepción de Jenson Button reflejaron en Alemania lo que hasta hace pocas semanas parecía imposible: la lucha por el título mundial de la Fórmula 1 está abierta.

"Brawn GP tiene sin dudas una batalla entre manos", analizó hoy el diario inglés "The Times", que apunta a la baja de rendimiento de Button y Barrichello.

"La pareja fue superada, y las diferencias con Red Bull fueron obvias", añadió.

Red Bull logró el domingo en el mítico Nürburgring su tercer 1-2 de la temporada, un éxito que incluyó el primer triunfo del australiano Mark Webber en 130 carreras y situó al alemán Sebastian Vettel como segundo en la lucha por el título, a 21 puntos de Button y desplazando a Barrichello, que suma 44 y es cuarto. Webber es tercero con 45,5.

Mientras Button, quinto, confesó que "esperaba mucho más" del fin de semana alemán, Barrichello, sexto, salió hecho una furia apenas cruzó la meta y habló en durísimos términos de su equipo.

"La de hoy fue una buena demostración por parte del equipo acerca de cómo perder una carrera. Estoy terriblemente decepcionado por la forma en que se desarrollaron las cosas. Hice todo lo que tenía que hacer. Estaba primero en la primera curva, y luego me hicieron perder la carrera".

"Si esto es lo que va a suceder, vamos a terminar perdiendo los dos títulos", continuó "Rubinho", a sus 37 años el más veterano de la parrilla y protagonista de un récord de 277 Grandes Premios.

"Me siento mal por mí y por el equipo. Siendo muy honesto, quisiera subirme ahora mismo al avión e irme a casa. No quiero hablar con nadie en el equipo. Todo va a ser 'bla, bla, bla', y no quiero escucharlo. Podría rescindir el contrato a fin de año".

Barrichello finalmente no se subió al avión de inmediato. Su equipo hizo una labor de persuasión que terminó rindiendo sus frutos, además de señalarle públicamente a Barrichello que la debacle no se explica únicamente por un problema de estrategia.

"Así es como habla un piloto frustrado", dijo comprensivo Ross Brawn, jefe del equipo, antes de lanzarle un pellizco a "Rubinho", que lleva años de frustraciones sobre sus espaldas, ya que fue el oprimido "segundo" de Michael Schumacher en los años de Ferrari. Ahora, aunque intenta evitarlo, es el "número dos" de Button.

"En su mejor vuelta sólo logró el undécimo mejor tiempo. Así no se pueden ganar carreras, da igual con qué estrategia se las dispute", dijo Brawn, que estaba en Ferrari en las épocas del dúo Schumacher- Barrichello.

Mientras los Red Bull se movían sin problemas, los Brawn debieron hacer zig-zag en el circuito para darle temperatura a sus neumáticos, un problema con el que se habían encontrado ya tres semanas atrás en la fría Silverstone.

La buena noticia para los Brawn es que la próxima carrera, el 26 de julio en Budapest, se disputará seguramente con calor, aunque éste beneficia también a Red Bull. Restan ocho carreras, y el campeonato gana emoción.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|18:31
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|18:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes