Deportes

Argentina, en la Davis, no pudo con los checos y otra vez postergará su sueño

Por la Copa Davis, República Checa clasificó para las semifinales del Grupo Mundial, al vencer por 3-2 a Argentina en la serie correspondiente a cuartos de final que se disputó en el Cez Arena de Ostrava. Sin Nalbandian, Argentina frustró nuevamente su sueño.

El punto definitivo lo logró el experimentado Radek Stepanek, quien superó a Juan Mónaco por 7-6 (7-5), 6-3 y 6-2. En el primer turno el "top ten" argentino Juan Martín Del Potro había vencido a Tomas Berdych por 6-4, 6-4 y 6-4, e igualado transitoriamente la serie.

Ahora República Checa jugará en semis ante Croacia, verdugo en cuartos de Estados Unidos-, mientras que a Argentina se le escapó una nueva chance de buscar la conquista de un certamen que jamás ganó y que en la edición anterior dejó escapar en la final como local ante España.

Este fin de semana, Argentina no pudo contar con uno de sus mejores tenistas, David Nalbandian, quien no jugará hasta 2010 tras haberse operado de la cadera.

El dobles que habían obtenido los checos, con la dupla Berdych- Setapenk sobre José Acasuso-Leonardo Mayer por 6-1, 6-4 y 6-3, le permitió al conjunto local estar algo más confiado para la jornada de cierre.

No obstante, el duelo Del Potro ante Berdych -desgastado por haber jugado dos días seguidos- terminó siendo un partido sin demasiados sobresaltos para el argentino.

Del Potro sorprendió al checo de entrada, con un planteo agresivo que lo llevó a conseguir la diferencia en el primer game del match.

En la facilidad con que el argentino mantuvo sus juegos de saque estuvo la principal arma, porque el checo apenas pudo ganar dos puntos sobre el primer servicio de su rival.

La serie quedó igualada 2-2 y entonces el capitán checo Jaroslav Navratil sacó la carta que tenía guardada para este momento y mandó a Stepanek ante Mónaco.

El veterano jugador, que había sido preservado de jugar el viernes por problemas en su rodilla derecha, impuso su experiencia en superficies rápidas y casi no le dejó chances a un Mónaco que luchó con uñas y dientes y perdió el primer set en el tie-break.

Sin embargo, para las dos mangas siguientes, Stepanek dominó el juego combinando golpes y moviendo mucho al argentino, sin rastros de su lesión en la rodilla.

Mónaco no le encontró la vuelta al complicado juego de Stepanek y terminó cayendo por un marcador de 7-6 (7-5), 6-3 y 6-2, para que el sueño argentino de conseguir la Ensaladera de Plata se esfumara una vez más.

Tras la derrota Mónaco señaló que estaba "muy mal", pero dijo que dejó "todo en la cancha" y no tiene nada que reprocharse, aunque indicó que jugó ante "un gran jugador, que no estaba lesionado".

"Traté de hacerlo correr, de moverlo pero ésta es su cancha favorita y sabía que era un partido muy difícil. Tuve mis chances en el primer set cuando saqué 5-4 pero me costó defender el saque y él tuvo un poco de suerte también", especificó Mónaco.

Además, el argentino subrayó en referencia a que priorizó la Copa Davis por encima de intereses personales: "Resigné todo por el país y otros alguna vez no lo hicieron".

En tanto, el capitán argentino Modesto Vázquez reconoció que cuando llegaron a Ostrava las chances eran "60-40 a favor de ellos, y así terminó la serie".

"La peleamos hasta el quinto punto, como visitantes, y en la superficie que más le gusta a los checos. Yo tenía fe en que Juan Martín del Potro iba a ganar sus dos puntos y para mí el tercer triunfo podía ser el de Juan Mónaco sobre Tomas Berdych el primer día y por eso el viernes terminé un poco golpeado", reconoció el capitán argentino.
En Imágenes