Justiciero: "Después de todo lo que pasó, quiero que el día termine tranquilo"

El hombre que mató a un delincuente al repeler el brutal asalto en su casa en Godoy Cruz declaró ante la Justicia, y poco fue lo que dijo a la prensa: "Estamos todos bien". Los vecinos de la cuadra señalaron que la zona es tierra de nadie, a pesar de que tienen una comisaría a unas cuadras. "Esto parece la calle del cementerio", afirmó una vecina.

En el umbral de la puerta hay una bandera argentina. Es la misma puerta que, en la madrugada de este sábado, tres delincuentes patearon para ingresar a la vivienda de una familia de la calle Derqui de Godoy Cruz. Minutos después, el ataque brutal tuvo como corolario cuatro estampidos en medio de la noche y un final dantesco para uno de los maleantes.

El asalto a una vivienda familiar que terminó con uno de los ladrones muerto es otro de los episodios violentos con el que comenzó este sábado. El dueño de casa -de 50 años- tuvo que salir a defender a su familia  cuando los tres sujetos se abalanzaron sobre él, su esposa -de 48- y sus dos hijos: una muchacha de 25 y un joven de 20 años.

"Ha sido un día muy jodido y espero que termine tranquilo", indicó escuetamente el hombre que tuvo que apelar a un arma de fuego para defender lo suyo.

El hombre -que sería de profesión comerciante- había salido momentáneamente a la calle, acompañado de otro allegado, para despedir a familiares. Fue un breve instante en el que pudo definir el tensionante momento que había pasado horas atrás.

"No quiero hacer declaraciones y espero que me respeten", precisó luego, con el pulso nervioso en la voz, sólo para aclarar que "estamos todos bien". Según comentarios, había pasado buena parte del día en la fiscalía, declarando lo ocurrido.

Todos los vecinos de la familia asaltada han destacado que el comerciante es una persona intachable, que viven desde hace muchos años en la zona y que no se mete con nadie. Y destacaron que, cuando vayan a declarar mañana a la fiscalía, lo defenderán como nunca.

Uno de las vecinos consultados precisó que se levantó cuando escuchó los cuatro estampidos. Las sirenas y la presencia de las patrullas la hicieron asomarse con cautela a la calle.

"Los llamé por teléfono y me dijeron que estaban bien, pero les habían pegado mucho", comentó con dolor.

Y remarcó un detalle particular: la alarma comunitaria comenzó a sonar tardíamente, luego de que los asaltantes cruzaran corriendo por su techo y patearan la puerta, cuando al tercer delincuente ya no le quedaban fuerzas para trepar por la reja del frente y moría por el impacto de bala que había recibido.   

La calle del cementerio

La calle Derqui entre San Martín y Beltrán, de Godoy Cruz, puede ser considerado como un largo callejón, casi interminable. A lo largo de la misma, pueden encontrarse casas antiguas y edificaciones residenciales bien llamativas y hasta un colegio para personas con capacidades diferentes.

Quienes conocen la zona, saben también que la fisonomía de los frentes han cambiado muchísimo en estos últimos años, con el agregado de las rejas para marcar una distancia entre la puerta y la calle. Puede considerarse una zona residencial, en medio de una zona comercial de intensa actividad.

Sin embargo, los vecinos también reconocen que en los últimos tiempos la larga calle se ha convertido en tierra de nadie y que a ciertas horas es mejor no salir a la vereda.

Como suele suceder en casos donde se refleja una inusitada violencia criminal, el vecindario denunció que, a pesar de que tienen una comisaría a pocas cuadras -la que se ubica frente a la plaza del Barrio Bancario-, nunca ven a un patrullero relojeando en horas donde la inseguridad se palpita aún más.

"Yo la llamo la calle del cementerio, porque de noche la desolación es terrible", graficó una vecina que vive en Derqui desde hace más de treinta años y ha visto los cambios a lo largo del tiempo.

Enfrente, otros vecinos se quejan de que los asaltos han recrudecido en los últimos tiempos y que no hay reja que valga. Y, como ejemplo, cuentan que los últimos robos -ocurridos apenas unos días atrás- los delincuentes simplemente han violentado las puertas a patadas o incluso han abierto con gatos las verjas de las ventanas.

Cuando las primeras patrullas llegaron a los 15 minutos de ocurrido el ataque, se encontraron con un escenario dantesco: dos delincuentes habían logrado escapar, pero el tercero estaba todavía en la escena del crimen. Colgaba de una reja de más de dos metros.       

Opiniones (3)
17 de noviembre de 2017 | 18:27
4
ERROR
17 de noviembre de 2017 | 18:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Quienes tenemos armas no hacemos nada para mejorar las condiciones de tenencia y portación, pero quienes no tuvieron problemas de inseguridad o viven en barrios privados rompen las pelotas para que no tengamos armas, el pueblo debe armarse para defender su familia y sus bienes.Dios bendiga a este señor y su familia.
    3
  2. Que bueno que pudo defender a su familia esta persona, y aunque hubiera sido mejor que nadie muera, prefiero la muerte del delincuente, a la del inocente, a la violación, a que el decente sea victima. Yo estoy armado, se como usar mis armas, y es una obligación de todos armarnos para defendernos, ya que la calle le pertenece a los delincuentes. Dios bendiga a esta persona y su familia.
    2
  3. muchachos, el que lo busca lo encuentra. Poco a poco, si es que no se hace algo desde el estado, la gente se irá cansando y el destino de los choros será uno sólo: EL HOYO.
    1
En Imágenes
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia