Una pareja, dos asaltos, mucha plata y las víctimas de siempre: ancianos incautos

Una pareja de estafadores se valen del mismo modus operandi: tocan la puerta, dicen que vienen de parte de un familiar a dejar plata y, cuando ocurre el descuido, huyen con los ahorros de la víctima que, en estos casos, se trata siempre de abuelos solos y confiados. Hoy ocurrieron dos robos similares en media hora.

No es la primera vez que ocurre y, al parecer, ya podría trazarse un patrón dado que todos estos hechos han ocurrido en Guaymallén y, además, que las víctimas son siempre las mismas: ancianos que viven solos, situación que una pareja de taimados ladrones utiliza para sustraerles sus ahorros mediante una serie de engaños muy verosímiles.

Este mediodía ocurrieron dos hechos similares con apenas media hora de diferencia y ambos presentaban el mismo modus operandi por parte de los estafadores.

El primero de ellos ocurrió al filo de las 12, en Urquiza al 1.000, domicilio donde vive Arnaldo Ríos, de 84 años. El timbre suena y el anciano procede a atender. Desde el umbral, conversa con dos personas, un hombre y una mujer, que le dicen lo siguiente:

"Venimos de parte de su hijo Mario, y queríamos pedirle si Ud. nos puede guardar una plata acá en su casa", explicó la pareja.

Lo verosímil que permite a los ladrones que el abuelo les franquee la entrada es que, al parecer, contarían con cierta información privilegiada acerca de la víctima: conocen el nombre de sus familiares y, por si fuera poco, hasta reconocen los secretos de la familia.

"Mario nos dijo que guardara esta plata donde Ud. deja el dinero", remataron los dos estafadores.

Esto habría permitido que Ríos les permitiera el paso y que, en un descuido, lo redujeran y se apoderaran de sus ahorros: 14 mil euros, 5 mil pesos en efectivo y un plazo fijo valuado en dólares.

Inmediatamente, la pareja huyó en un vehículo que Ríos describió a los policías que le tomaron la testimonial como un Renault Mégane.

Acento gitano

Por estas horas, los investigadores consideran que los autores del atraco a Ríos podrían ser los mismos que han producido otros robos de idénticas características en Guaymallén. Y que, incluso, se habrían animado a continuar con su raíd delictivo minutos después de haber victimizado a Ríos.

Alrededor de las 12.30, el timbre sonó en el domicilio de Ana Guzmán y -para variar- la anciana de 74 años se encontró con una pareja en la puerta de su casa que le decían que venían de parte de sus hijos: Carlos y Silvina.

"El hombre tenía un acento gitano y la mujer estaba embarazada", atestiguó la mujer a los policías.

El 6 de junio pasado, el mismo modus operandi se registraba con un matrimonio de ancianos de Capital, asaltados por una pareja que dijo traer "un mensaje del hijo". En el descuido, les robaron una fuerte suma de dinero.

Días antes, el 23 de mayo para ser más exactos, una pareja de gitanas engañó a un matrimonio de ancianos en Guaymallén diciéndoles, como sucedió con Arnaldo Ríos y Ana Guzmán, que venían a traerles plata por encargo de sus hijos.

En todos estos casos, contaban con buena información respecto de dónde guardaban sus ahorros los abuelos.

Los abuelos se han convertido en víctimas preferidas de los delincuentes que, en algunos casos, han actuado con inusitada violencia a pesar de la nula resistencia que pueden ofrecer este tipo de víctimas.             

 

Opiniones (0)
25 de septiembre de 2017 | 23:36
1
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 23:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'