Deportes

Los rituales de los hinchas de Gimnasia para "mufar" a Estudiantes en la Copa

Los simpatizantes del "Lobo" viven la final de la Copa Libertadores como propia, al punto de que buscaron la manera de perjudicar al "Pincha" en el partido de esta noche ante Cruzeiro.

El folclore del fútbol argentino tiene tradiciones que perduran, las cuales van desde el mismo amateurismo hasta nuestros días. Cantos, colores, banderas y hasta creencias populares, como exorcismo en vestuarios y campos de juego, por el buen resultado de un club o para que le vaya mal al acérrimo rival.

A un minúsculo pero muy “fanático” grupo de “triperos” se les ocurrió que algo debían hacer para tratar de que Estudiantes no gane esta noche su partido ante Cruzeiro, por la final de la Copa Libertadores.

Entonces, para llevar adelante este objetivo, los hinchas del “Lobo” necesitaban algo fundamental: un enano de jardín para enterrar, ritual que, según creen, le traerá mala suerte a los dirigidos por Alejandro Sabella frente a los brasileños.

Al preguntárseles donde colocarían al “gnomo”, según le contó uno de los protagonistas a Télam, muchos dijeron que en la sede del club, otros cambiaron de parecer y propusieron el country de City Bell.

Aunque por cuestiones de seguridad prefirieron elegir otro escenario, el mismísimo estadio Ciudad de La Plata, donde se llevará a cabo el partido de esta noche.

Así fue como hace un par de noches uno de los hinchas “triperos” se inmiscuyó en los terrenos linderos al estadio para enterrar al “enano”, buscando que eso frustre la ilusión de Estudiantes de salir campeón de América.

Pero esta situación no es la primera vez que pasa. Cuenta la historia que para el 19 de julio de 2006, un hincha de Gimnasia enterró un enano en el country en City Bell porque Estudiantes debía enfrentar por la Copa Libertadores a San Pablo.

Ese mismo fanático sacó un pasaje de ida y vuelta a Brasil, con un amigo, llevando con ellos una réplica del gnomo que descansaba en tierras del country y enterró otro sobre los alrededores del estadio Morumbí, previo al encuentro con San Pablo por la Copa, por la revancha.

De esta manera el “enano” dejó por sentada la suerte del elenco dirigido, en ese entonces, por Diego Simeone.

En aquel partido, jugado el 19 de julio del 2006, Estudiantes cayó en tiempo regular por 1 a 0, lo que derivó en tiros desde el punto del penal. El encuentro terminó por 4 a 3 para el equipo brasilero y con el “Pincha” fuera de la Copa y con la alegría de los “triperos”.

Pero los hinchas de Gimnasia no tienen ritos únicamente para perjudicar a su rival de toda la vida, sino que tienen algunos para buscar ayuda para sí mismos.

Los hinchas del “Lobo” van al cementerio de la Recoleta –en Capital Federal- para encomendarle su suerte al difunto Saturnino Perdriel, ex presidente del club, con la fe que el ex directivo les de una mano.

El domingo 18 de junio, mientras la hinchada de Gimnasia alentaba a su equipo en la “Bombonera” donde los dirigidos por Leonardo Madelón buscaban más que tres puntos para aspirar a no descender, en el cementerio de la Recoleta un grupo le rezaba Don Saturnino.

El partido finalizó por 2 a 1 para los de Leonardo Madelón y las oraciones a Saturnino no habían sido en vano.

Las muestras de agradecimiento al ex presidente del “Lobo” fueron en aumento, y hasta le dejaron en la tumba un reconocimiento: un banderín del club.

Esta historia comenzó en 1998, cuando un hincha fue de casualidad al cementerio y le pidió una mano a Saturnino.

El rito se repitió en la última fecha frente a los jujeños, porque Gimnasia necesitaba un triunfo para disputar la promoción contra Atlético de Rafaela.

Los fanáticos le rezaron al presidente Perdriel, esperando la bendición del tan querido Saturnino. Finalmente, el encuentro terminó a favor de los platenses.
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|12:07
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|12:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic