Ejecutan a un pedófilo en la plaza de la capital de Yemen

Había violado y asesinado a un niño de 11 años. Fue ejecutado de un balazo en la nunca frente a los vecinos de Sana’s. Amnesty Internacional duda sobre la imparcialidad en el juicio que le realizaron al acusado.

Fue la caminata más larga de su vida, aunque haya sido desde la cárcel hasta la plaza central de la ciudad donde vivía. Después de ser declarado culpable por la violación y el asesinato de un chico de 11 años, Yahya Hussein al - Raghwah fue ejecutado frente a sus vecinos de Sana'a, la capital del país árabe de Yemen, según informa el sitio Daily Mail.

Sólo un mes antes, al - Raghwah habría admitido ser el autor del crimen de Hamdi al - Kabas, asesinado en diciembre del año pasado. El chico había entrado en la peluquería de al Raghwar para cortarse el pelo, y terminó siendo atacado, violado, asesinado y descuartizado. La policía yemení encontró sus restos en las afueras de la capital.

La sentencia de muerte para al - Raghwar fue dictada por la Justicia yemení un mes después de que el hombre supuestamente confesara ser el autor del crimen, y se cumplió finalmente ayer, a la vista de los vecinos de la ciudad. Cada año, oficiales del ejército del pequeño país árabe ejecutan a unas 13 personas.

En este caso, al - Raghwah fue llevado esposado desde la cárcel donde se encontraba hasta el centro de la ciudad, donde se encontraba la "alfombra ceremonial", sobre la tierra. Vestido de blanco, el hombre hizo sus últimas oraciones y después se acostó boca abajo sobre la alfombra.

El oficial que ejecutaría la sentencia se encargó de rasgar su camisa en la espalda. Con un sólo disparo cumplió la sentencia que momentos antes había leído en voz alta un funcionario público, según publicó el portal Minuto Uno.

Una extraña mezcla entre costumbres arcaicas y hábitos modernos logró una dicotomía de imágenes en los momentos finales de al - Raghwar: por ejemplo, mientras algunos vecinos lo insultaban con los puños en el aire, otros filmaban la escena con su celular.

También había chicos entre la multitud, lo que recuerda más a los suplicios medievales que a la ejecución de una sentencia de muerte como las que se llevan a cabo en otros países (en Estados Unidos, por ejemplo, se realizan dentro de las cárceles, con una inyección letal y frente a un reducido grupo de "testigos", y no "público").

Esta fue la novena ejecución en el país árabe en lo que va del año, y organismos de Derechos Humanos como Amnesty Internacional dudan si el hombre recibió un juicio justo. Al parecer, él se habría declarado culpable, pero todavía no quedaría claro en qué circunstancias.

Pero Yemen es un país árabe musulmán regido por las leyes de esa religión, donde la familia de las víctimas puede elegir entre perdonar al asesino a cambio de un pago, o de manera gratis, o pedir su ejecución, como en éste caso.
Opiniones (1)
26 de septiembre de 2017 | 19:06
2
ERROR
26 de septiembre de 2017 | 19:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Mientras esten las garantias de un buen juicio... no me parece mala la opción..
    1
En Imágenes
Devastación en Puerto Rico tras el paso del huracán María
26 de Septiembre de 2017
Devastación en Puerto Rico tras el paso del huracán María