Deportes

Los Spurs, con Ginóbili y Oberto, serán el equipo a batir en la NBA

Los Spurs de San Antonio, como vigentes campeones de liga, serán los rivales a batir en la nueva temporada de la NBA, pero no los mejores en cuanto a plantilla, condición que de nuevo corresponde a los Suns de Phoenix, sus rivales más directos.

Los propios gerentes generales de los equipos de la NBA son los que han dado a conocer sus preferencias y en todas las combinaciones los Spurs salen a la cabeza como los favoritos para revalidar el título, mientras que los Suns son los que aparecen en el segundo lugar y con la plantilla más completa.

La NBA comenzará su nueva temporada el martes con la misma imagen negativa que terminó la anterior, al permitir que los Spurs, debido a una decisión del comisionado David Stern, se beneficiasen descaradamente de una acción violenta y antideportiva del alero Robert Horry, que dio un empujón al base Steve Nash, de los Suns.

Ahí fue cuando los Spurs se encontraron con las suspensiones por un partido al pívot Amare Stoudemire y al alero francés Boris Diaw, de los Suns, y pudieron eliminar a los Suns en las finales de la Conferencia Oeste y luego barrer a los Cavaliers de Cleveland en las peores Finales que se recuerdan en la historia de la NBA.

Pero los Spurs al final fueron los campeones con todos los merecimientos y lograron su cuarto título de liga en las últimas nueve temporadas, por lo que saldrán como los favoritos para revalidar el título y comenzar a ser considerados como la nueva dinastía.

Algo de lo que nadie quiere hablar dentro de la organización de los Spurs, que se limita a decir que su objetivo es seguir siendo un equipo ganador y luchar por conseguir más títulos.

El mejor argumento para confirmar esa filosofía es que mantiene de nuevo al mismo equipo de la pasada temporada, con el alero Tim Duncan como el mejor jugador de la liga, pero menos vendible, el escolta argentino Manu Ginóbili, más descansado que nunca, y el base francés Tony Parker, casado y centrado más que nunca en el juego.

El entrenador Gregg Popovich es consciente de lo difícil que será revalidar el título y no tiene ningún problema en reconocer que sólo dentro de la Conferencia hay entre seis y siete equipos que pueden aspirar al título.

Entre ellos los Suns, que para muchos fueron el mejor equipo de la pasada temporada por su baloncesto y vuelven, como los Spurs, con la misma plantilla después que el alero Shawn Marion decidiera quedarse con ellos.

Nash, el base canadiense, será sin discusión el líder de los Suns, que además esperan ver la consolidación de Stoudemire como estrella de la NBA.

"Si no reconocemos esta realidad tendremos problemas a la hora de comenzar la temporada con garantías de hacer bien las cosas y luchar al máximo por revalidar el título", comentó Popovich. "Somos conscientes del potencial de juego que tienen los Suns y las posibilidades de ser ellos los campeones de liga".

El entrenador de los Spurs también admitió que las cosas serán mucho más difíciles este año en la Conferencia Este, donde se ha incrementado la calidad en varios equipos, incluidos los Celtics de Boston, que se han llevado de los Timberwolves de Minnesota nada menos que al alero Kevin Garnett y al escolta Ray Allen, de los SuperSonics de Seattle.

Sin embargo, los fichajes de Garnett y Allen para nada le garantizan a los Celtics que puedan superar a equipos como los Pistons de Detroit, que vuelven estar entre los favoritos a conseguir el título de la Conferencia Este, junto con los Bulls de Chicago y los Heat de Miami.

No piensan lo mismo los Cavaliers de Cleveland, que a pesar de haber llegado a sus primeras Finales de la NBA con el alero estrella LeBron James, no se han reforzado con nuevos jugadores y están lejos de ser los favoritos a revalidar su título en el Este.

El comienzo de la liga también deja las incógnitas de lo que será el futuro del escolta estrella Kobe Bryant con Los Angeles Lakers. Ha pedido el traspaso y su equipo se lo quiere conceder, pero cuando reciba una buena oferta que agrade al jugador y al dueño del equipo, el millonario Jerry Buss.

Tampoco se sabe de la continuidad de los SuperSonics en Seattle, donde los políticos no quieren oír hablar de un nuevo campo y sí de que el equipo cumpla el contrato que tiene con el ayuntamiento de la ciudad para utilizar el Key Arena hasta la temporada del 2010.

Ni la llegada del novato Kevin Durant, para muchos considerado el futuro Michael Jordan, ni las amenazas del comisionado Stern y el dueño del equipo, Clay Bennett, inmutan a los políticos.

Su argumento a la negativa de un nuevo campo es que no van a utilizar fondos públicos para un deporte de profesionales millonarios y dejar sin escuelas, asistencia médica y mejoras de infraestructuras viales a los más necesitados.

El Partido de las Estrellas será este año en Nueva Orleans, donde los Hornets ya vuelven a jugar todos sus partidos después de haber tenido que irse a Oklahoma City tras la destrucción que sufrió la ciudad con el paso del huracán Katrina.

Mientras, Stern y todo su equipo de trabajo tendrán ante si una temporada muy difícil desde los despachos para superar demasiados problemas de mala imagen que se le acumulan en la mesa, el mayor surgido con el escándalo de las apuestas ilegales por parte de los árbitros. EFE
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|11:07
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|11:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes