Deportes

Ciclismo: Contador y Armstrong firman la paz

Aunque llevan más de medio año siendo compañeros de equipo, Armstrong y Contador apenas habían cruzado dos frases seguidas. En octubre, cuando ambos hicieron pruebas en el túnel del viento de San Diego, no coincidieron.

Como no podía ser de otra forma, porque el clima y la presión empezaban a ser insostenibles, Alberto Contador y Lance Armstrong firmaron en la noche del viernes la paz. A iniciativa de Johan Bruyneel, que bajo ningún concepto quiere perder el control del equipo, los dos líderes del Astana conversaron durante unos minutos y pronto llegaron al entendimiento, ya que lo peor que les podía pasar a ambos es entrar en guerras personales que podrían beneficiar a sus rivales.

Los detalles del acuerdo no han trascendido, pero en buena lógica el equipo trabajará para Contador aunque Armstrong, al menos hasta bien entrada la carrera, gozará de una cierta libertad, al igual que Leipheimer.

Aunque llevan más de medio año siendo compañeros de equipo, Armstrong y Contador apenas habían cruzado dos frases seguidas.

En octubre, cuando ambos hicieron pruebas en el túnel del viento de San Diego, no coincidieron; en la concentración de Tenerife la presión de la prensa mundial, desplazada en masa a Canarias, hizo difícil su entendimiento; después, en la concentración de Santa Rosa (California) de febrero, tampoco tuvieron tiempo por los compromisos del americano... Puesto que la cosa entre ambos empezaba a torcerse, Bruyneel decidió que lo mejor era que ambos corriesen juntos, de ahí que les llevara a ambos a la Vuelta a Castilla y León, pero la caída del americano impidió otra vez el entendimiento.

 Así, lejos de dar un paso al frente, se dio uno atrás, porque lo único que pudieron captar las imágenes de los fotógrafos era su distanciamiento y falta de relación y 'feeling'.

Hasta estos últimos días, no se habían vuelto a ver. Y lejos de buscar un acercamiento, ambos se habían mostrado firmes en sus posiciones, como dos auténticos gallos de pelea. Armstrong, sobre todo, ha aprovechado los días previos al Tour para venderse y vender su causa, la lucha contra el cáncer, mientras Contador ha intentado no entrar al trapo para no perder su concentración en la carrera.

A punto de empezar el Tour, sin embargo, lejos de los flashes y las cámaras de televisión, los dos han hablado -ya era hora- y normalizado las relaciones que se supone deben tener dos compañeros de equipo. Contador y Armstrong cenaron juntos, rieron juntos, planearon el Tour juntos... para alegría de sus compañeros, que indirectamente se estaban viendo entre dos fuegos.

A partir de la contrarreloj individual de este sábado, la carretera pondrá a cada uno en su sitio.
Opiniones (0)
22 de Julio de 2017|11:58
1
ERROR
22 de Julio de 2017|11:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes