Deportes

Bekele e Isinbáyeva siguen soñando con el millón de dólares

Kenenisa Bekele e Isinbáyeva se mantienen invictos en la Golden League, pero el parate de casi una hora por el aguacero que cayó sobre el estadio Bislett les obligó a obtener victorias  discretas.

Kenenisa Bekele e Isinbáyeva se mantienen invictos en la Golden League, pero el parón de casi una hora por el aguacero que cayó sobre el estadio Bislett les obligó a obtener victorias con marcas discretas.

Cumplidas las dos primeras de las seis reuniones de la Golden League la lista de aspirantes al suculento premio reservado a los invictos ha quedado reducida a seis atletas: además de Bekele e Isinbáyeva, la jamaicana Kerron Stewart (100), las estadounidenses Sanya Richards (400) y Damu Cherry (100 m.v.) y el finlandés Tero Pitkamaki (jabalina).

Ley del mínimo esfuerzo de Bekele

Seis años después de acreditar en 5.000 la mejor marca jamás lograda en el estadio Bislett (12:52.26), Bekele, campeón olímpico de 5.000 y 10.000 en Pekín, se impuso con un registro de 13:04.87 y la ley del mínimo gasto. La tormenta trastocó el programa y la carrera masculina de 5.000 comenzó con media hora de retraso.

Sin la menor oposición para Yelena

Pocos minutos antes, una tormenta de agua y granizo, acompañada de gran aparato eléctrico, había obligado a interrumpir durante casi una hora la reunión, justo cuando empezaba a competir la rusa Yelena Isinbáyeva en 4,71 con una pértiga azul.

No era el mejor día para batir récords, y la plusmarquista mundial, sin la menor oposición, pues sólo la polaca Monika Pyrek pudo con esa altura y cayó, como ella misma, a la siguiente (4,81).

Asafa Powell no obtuvo en el estadio Bislett la marca que buscaba para afirmar su confianza camino de los Mundiales de Berlín, ni bajar de diez segundos por quincuagésima vez en su vida.

Jamaica también ganó los 100 femeninos por medio de Kerron Stewart, subcampeona olímpica en Pekín, que fue la única que bajó de 11 segundos. Su registro de 10.99, con un metro de ventaja sobre la trinitense Kelly-Ann Baptiste (11.14) la mantiene en la carrera por el millón de dólares.

Yuri Borzakowski, campeón olímpico de 800 en Atenas 2004, logró una de sus clásicas victorias con suspense. Al toque de campana estaba quinto a diez metros de la cabeza, pero aún le sobró tiempo para cruzar la meta victorioso en 1:44.42, mejor marca europea del año.

Al filo de las diez de la noche la etíope Meseret Defar, que había batido aquí el récord mundial de 5.000 hace dos años (14:16.63), invirtió veinte segundos más para ganar la carrera en el esprint (14:36.38). La baja por lesión de su compatriota y archienemiga Tirunesh Dibaba, actual plusmarquista, había quitado emoción a la prueba.

Perlas en Kenia

La cantera de Eldoret continúa arrojando talentos para Kenia. En Oslo ganó los 1.500 un desconocido de 21 años, Collins Cheboi, en su primera temporada en la distancia. Su marca no fue excepcional (3:36.24) pero sí su ambición. "Estaba para correr en 3:34 pero falló la liebre. El año que viene quiero hacer 3:30", apuntó.

La milla de ensueño (Dream Mile) deparó un nuevo récord nacional etíope con la victoria en Deresse Mekonnen en 3:48.95 y un nuevo récord mundial júnior con el segundo puesto del keniano de 19 años William Biwott en 3:49.29.

Video de la hermosa atleta rusa:

En Imágenes