El walkman cumple 30 años

Parece prehistórico al lado de los sofisticados métodos para reproducir música de forma digital, pero en su momento causó una revolución. La posibilidad de caminar y escuchar los casetes a la vez hizo feliz a más de un joven de los ochenta.

El primer reproductor portátil de música del mundo, el Walkman de Sony, cumplió ayer 30 años, en un momento en que la extensión global de los dispositivos mp3 lo han dejado obsoleto, pero encumbrado como icono de la década de los 80.

Con su aparición en el mercado el 1 de julio de 1979, el walkman supuso una revolución, ya que proporcionaba la posibilidad de escuchar música en "cualquier sitio y cualquier momento", tal como rezaba el eslogan de Sony para su lanzamiento.

Según dijo una portavoz de la compañía nipona, tres décadas después del lanzamiento del primer modelo de walkman, el TPS-L2 azul y plateado, Sony calcula que ha vendido cerca de 385 millones de este dispositivo imitado en todo el mundo y considerado un nombre genérico más que una marca por la generación "ochentera".

Sin embargo, hoy en día queda poco de este equipo de música rectangular, que necesitaba un cassette y pilas desechables para funcionar, y que hoy ha evolucionado a modelos mucho más pequeños, ligeros, de colores y con batería de litio.

"El walkman cambió la forma que teníamos de escuchar música", dijo Rob Mason, un estadounidense de 28 años que recuerda con claridad el primero que tuvo, que "iba con él a todas partes" y que "aún conserva guardado", como una reliquia.

Mason, que estaba en el edificio Sony estudiando las últimas novedades del fabricante japonés, consideró sin embargo que "la creación definitiva como nuevo dispositivo de música portátil" es el iPod de Apple.

El primer iPod, que salió al mercado en 2001, ya estaba basado en un sistema de almacenamiento de audio en mp3, frente al cassette, que en el caso del walkman fue sucedida por el CD y el minidisc (MD) hasta llegar finalmente al mp3/mp4.

Este dispositivo de Apple ya ha vendido 210 millones de unidades en todo el mundo en tan sólo 9 años, por lo que parece que superará a su antecesor en el futuro, cuando muy posiblemente sea considerado el icono del audio móvil de la primera década del siglo XXI.

Como suele ocurrir con los iconos, el origen de la idea de hacer portátil la música está lleno de leyendas y disputas, ya que Sony llegó incluso a disputarse legalmente con un inventor germano-brasileño la autoría del walkman.

Según la versión oficial de Sony, la idea de este invento la tuvieron juntos dos de los fundadores de Sony, Masura Ibuka y Akio Morita, que quisieron ofrecer la posibilidad a la gente de llevar la música consigo de forma cómoda y sin molestar a los demás.

"Tras un viaje a EEUU, Morita volvió impresionado por todos esos jóvenes estadounidenses que salían a la calle con su enorme radiocasete", dijo a Efe otra portavoz de Sony.

Sin embargo, la portavoz reconoció que hay muchas otras conjeturas sobre el origen de la idea, desde el deseo de sus dos creadores de escuchar música durante sus largos viajes continentales, al de poder disfrutar de sus deportes favoritos -golf y correr- al ritmo de sus canciones preferidas.

El resultado inicial de los ingenieros de Sony, que en un principio se mostraron escépticos sobre la puesta en práctica de la idea de "reproductor portátil", fue el por entonces "pequeño" TPS - L2 y unos auriculares "ligeros", dos dispositivos que hoy bien podrían pasar por gigantes al lado de cualquier reproductor mp3.

Frente a los dos patriarcas de Sony, el inventor de origen alemán y brasileño Andreas Pavel había patentado en Italia, en 1977, y posteriormente en EEUU, Alemania, el Reino Unido y Japón, el llamado "cinturón estéreo", un sistema portátil de casete de audio.

En 1980 Pavel y Sony iniciaron la discusión sobre la paternidad del concepto del reproductor portátil, hasta el punto de que Sony se vio obligado en 1986 a pagarle regalías sobre algunos de los modelos de walkman comercializados en Alemania, aunque siguió sin reconocerlo como padre del invento.

El reconocimiento para Pavel y una suma desconocida de dinero, que se especula fue desorbitada, llegó finalmente en 2003, cuando Sony se aseguró además a través de un acuerdo que el inventor no podría emprender nunca más un litigio legal contra ellos.
Opiniones (0)
18 de octubre de 2017 | 07:36
1
ERROR
18 de octubre de 2017 | 07:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes