Deportes

Las emociones llegaron desde el banco en el partido de la "depresión"

Se sabe que el partido por el tercer puesto es aquel que nadie quiere jugar, porque sus protagonistas llegan precedidos de una derrota en semifinales y por ende de una ilusión rota. Hoy, el choque España-Sudáfrica en la Copa Confederaciones no fue la excepción, pero dos jugadores, habituales suplentes en sus selecciones, ingresaron como sustitutos y aparecieron sobre el final para otorgarle goles y dramatismo al cotejo en Rustenburgo, que terminó con victoria por 3-2 para los europeos en la prórroga.

Hoy, el choque España-Sudáfrica en la Copa Confederaciones no fue la excepción, pero dos jugadores, habituales suplentes en sus selecciones, ingresaron como sustitutos y aparecieron sobre el final para otorgarle goles y dramatismo al cotejo en Rustenburgo, que terminó con victoria por 3-2 para los europeos en la prórroga.

Los responsables de que la "pequeña final" se transformara en una catarata de emociones fueron el sudafricano Katlego Mphela, que previamente sólo había jugado un minuto en el certamen, y el español Daniel Güiza, con apenas un cuarto de hora en su haber, ante Irak en partido de primera ronda. Ambos marcaron hoy sendos dobletes.

A los 73', el veloz Mphela, que apenas unos minutos antes había salido en sustitución de Steve Pienaar, recibió un balón enviado en centro por Siphiwe Tshabalala en medio de los centrales españoles y fusiló a Iker Casillas para el 1-0.

Cuando los anfitriones ya festejaban, España dio vuelta el marcador en un santiamén, con sendos goles de Güiza a los 88' y 89', que había reemplazado a Fernando Torres poco antes de la hora de juego.

Primero fue un balón a la media vuelta que se coló pegado al poste. Luego, un centro cerrado, en realidad demasiado cerrado para que nadie lo rematara, que sorprendió incluso al portero y tras golpear en el palo se metió en el arco.

El entrenador de Sudáfrica, el brasileño Joel Santana, calificó el gol de "increíble", y el mejor jugador del partido, Xabi Alonso, dijo que Güiza le aseguró que había rematado el arco. "No estoy seguro, pero le creo", afirmó.

Torres alabó a Güiza, quien habitualmente queda relegado al banco de suplentes detrás de él y de David Villa, dos astros a nivel mundial.

"Él fue la estrella del partido. Cuando uno juega tan pocos minutos y marca dos goles para remontar, uno tiene mala suerte de no jugar más", afirmó el delantero del Liverpool.

Pero era, sin duda, un partido de imprevistos y lo mejor estaba por venir. En tiempo de descuento, y cuando el público abandonaba ya las gradas, llegó un torpedo de Mphela, un lanzamiento de falta desde 35 metros que se introdujo como un obús por la escuadra derecha de Casillas y obligó a la primera prórroga del certamen. Luego llegaría el gol del propio Xabi Alonso para sellar la victoria del equipo de Vicente del Bosque.

"Fue un tiro libre fantástico", dijo Torres acerca del remate de larga distancia de Mphela, según él "quizá el mejor gol" de la Copa Confederaciones.

En tanto, consultado sobre la actuación del poco utilizado Mphela, Santana se llenó de elogios y pronosticó un brillante futuro. "Jugó de una manera extraordinaria. Entró en un partido difícil y marcó dos goles. Fue clave y pienso que en el futuro tendrá una oportunidad de jugar desde el inicio como centrodelantero, o al menos en los amistosos del año próximo", señaló el brasileño.
Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|06:56
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|06:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic