En San Rafael se cometen más de treinta y cinco delitos por día

Un periódico del Sur editorializa con las cifras delictivas que azotan el departamento al tiempo que critica la promesa incumplida del actual Gobernador Jaque.

De pie y en voz alta, el entonces candidato a gobernador de la provincia lanzó una promesa que cautivó a los mendocinos: "En seis meses bajaré en un 30 por ciento los delitos en nuestra provincia". En plena campaña proselitista de 2007, Celso Jaque desafiaba así a los restantes candidatos con algo que, el tiempo lo confirmó, no pasaba de ser una promesa electoral. La mayoría de los mendocinos se dejó llevar por el mensaje al oír hablar de un "mapa del delito", de especialización en la materia, de consultas internacionales en el tema seguridad y otros, por lo que le depositaron el voto al malargüino y lo llevaron al sillón de San Martín.

A 18 meses de aquella afirmación mentirosa, se ha llegado a la conclusión que el gobernador no solo incumplió la promesa de bajar el delito, sino que, al menos en nuestro departamento, éste ha crecido de forma tal que, de acuerdo a un informe extraoficial, en San Rafael se cometen entre 35 y 40 delitos por día entre robos, hurtos, arrebatos y asaltos.

Pero además hay delitos que vienen acompañados de una dosis de violencia, como ha sucedido por ejemplo con los últimos asaltos domiciliarios y las agresiones a taxistas. Precisamente, los conductores de taxis y remises locales realizaron hace un mes y medio una movilización para pedir mayor seguridad, luego del ataque que sufrió uno de sus colegas. Pero el martes pasado otro taxista resultó asaltado y golpeado por delincuentes como una muestra que los delitos continúan siendo una constante en nuestro medio.

A lo anterior se suman los asaltos domiciliarios que provocan temor en la comunidad, por cuanto los delincuentes llegan al límite de la temeridad ingresando a las viviendas armados, o con los propietarios durmiendo, y en algunos casos destrozando las puertas con barretas para alcanzar su cometido.

Es el gobierno de la provincia quien debe ocuparse en crear las condiciones para evitar que los menores caigan en el alcohol y la droga y puedan acceder a las armas; el gobierno tiene que hacerse cargo del problema, darle trabajo a la gente y educación a los chicos. La violencia y la exclusión social van de la mano: más exclusión social trae más delitos y violencia.

Si a esto le agregamos que en materia de salud y educación es muy poco lo que se ha hecho, el balance de la gestión de Jaque hasta el momento deja mucho que desear. Con pedir perdón por fracasar en materia de seguridad no se soluciona nada. Su deber ante quienes le dieron el voto era llegar al gobierno con la gente más idónea y dedicarse de lleno a cumplir su función dejando de lado intereses políticos, sectoriales para priorizar el progreso de toda la provincia y de su gente.

Fuente: Diario San Rafael

Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 13:14
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 13:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes