Le robaron el arma a un gendarme durante un asalto en Capital

Alrededor de las 11, el efectivo, quien estaba de civil, se dirigía a la jefatura de la Gendarmería cuando fue interceptado por dos individuos. Uno de ellos lo amenazó con un arma blanca y su cómplice le sustrajo la pistola 9 milímetros reglamentaria. Luego huyeron sin dejar rastros.

Un gendarme fue asaltado antes del mediodía de este sábado en pleno centro mendocino. Dos individuos fueron los protagonistas del atraco que interceptaron al uniformado cuando se dirigía hacia la Jefatura la Gendarmería en Guaymallén.

En apenas dos días dos integrantes de las fuerzas de seguridad fueron víctimas de asaltos en los cuales les robaron su arma reglamentaria. Ayer viernes, una mujer policía fue asaltada en Junín por dos delincuentes quienes le sustrajeron su arma; además fue golpeada durante el robo.

En tanto, este sábado alrededor de las 11, a un integrante de la Gendarmería nacional sufrió la misma situación, aunque no fue agredido físicamente. De todos modos, a pesar del horario y del tránsito vehicular y peatonal, el efectivo fue amenazado de muerte con un arma blanca.

El gendarme, aproximadamente las 11, se dirigía caminando hacia la jefatura de la fuerza ubicada en Dorrego. Vestido de civil iba por calle Salta, entre Morón y República de Siria, cuando fue sorprendido por dos individuos. Uno de ellos le obstruyó el paso y le puso un arma blanca en el cuello. Le dijo: “Quedate quieto y no hagás nada”.

Mientras tanto su cómplice lo abrazaba desde atrás para inmovilizar al uniformado que, a pesar de su experiencia como militar, estaba asombrado por el acecho que estaba sufriendo a plena luz del día.

Por ello, no se resistió al atraco. El ladrón que lo había abrazado desde atrás y por la cintura advirtió el arma en la cartuchera de la víctima; se dio cuenta que se trataba de efectivo de alguna fuerza de seguridad. Pero lo más importante era el botín que acaban de descubrir que podían robar. Se sabe que para los delincuentes las armas de los uniformados son una especie de trofeo.

El asaltante le sustrajo una Prieto Berretta 9 milímetros, pero también la mochila en la que llevaba un termo, un teléfono celular y la campera de abrigo de la Gendarmería. Esta última prenda también podría ser útil para el delincuente.

Luego los dos individuos salieron corriendo sin dejar rastros. El gendarme en lugar de continuar su camino hacia el cuartel debió dirigirse hacia la Oficina Fiscal Nº 1, de Capital, a denunciar el asalto.
Opiniones (0)
23 de noviembre de 2017 | 22:03
1
ERROR
23 de noviembre de 2017 | 22:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia