"Matanos, pero terminá de una vez con esto", le dijo un anciano al delincuente

"Matanos, pero terminá de una vez con esto", fue lo que le pidió un anciano de 78 años a uno de los delincuentes que lo estaba asaltando en su casa de la ciudad entrerriana de Paraná y que golpeó a su esposa ferozmente para que le entregaran dinero.

El hombre que pronunció esta frase es Ricardo Muzio, quien aún mantiene rastros de la odisea que tuvo que vivir el pasado lunes en su vivienda de la calle Río Negro 431.

"Mi señora -Esther Muzio, de 84 años- está en cama, muy golpeada, recién el martes le dieron el alta, pero tiene que estar en reposo. Sangró mucho, tiene un corte en la cabeza y la sopapearon innecesariamente", contó el hombre.

Todo comenzó cuando la pareja de ancianos se levantó para desayunar en la cocina, momento en el que la mujer salió al patio de la casa para alimentar a un par de gatos como lo hace todas las mañanas.

"Nos estaban vigilando, nos cayeron encima con mucha violencia, a mí me tiraron al piso y me patearon en las costillas, yo alcancé a darle un par de golpes a uno de ellos, pero entre los tres nos redujeron y mientras nos golpeaban y maniataban nos gritaban preguntando por la plata", recordó.

Una vez dentro de la casa, los tres delincuentes ataron a los ancianos con sus propias prendas de vestir y abrieron una caja fuerte a martillazos y para que no se escucharan los golpes pusieron la radio a un volumen alto.

Los ladrones causaron destrozos en varios sectores de la casa y lograron llevarse dinero, alhajas, un teléfono celular y un revólver calibre 38 que pertenecía al padre del anciano.

"Lo que mas me dolió fue que se llevaran una medallita de bautismo que era una chapita, pero para mí era sentimentalmente importante", contó.

"Uno solo de los tipos se empezó a apiadar al ver cómo uno de ellos nos golpeaba sin ningún sentimiento. Me ofreció un poco de agua y cuando estábamos tirados y atados en el baño, un par de almohadones para que apoyáramos la cabeza", destacó.

Y agregó: "En un momento que nos golpeaban llegué a sentirme muy mal y les grité al que nos pegaba que me matara. ´Matame, vamos, terminá con esto de una buena vez, matanos a los dos, pero no la sigan golpeando así. Nosotros vamos a quedar muertos, pero ustedes se van a hacer de un problema muy grande´, les dije".

Finalmente los maleantes se fueron de la casa y, una vez que pudieron zafarse de las ataduras, los ancianos dieron aviso a la Policía, ayudados por una de sus vecinas.

"Uno de los delincuentes defecó al lado de la churrasquera. Podría haber ido al baño, pero eligió hacerlo ahí y se limpió con una toalla que dejó a un costado", narró el abuelo al detallar la crueldad del episodio.

Según informó el portal del canal "El Once" de Paraná, la investigación policial contó con la participación de un perro adiestrado que olfateó un rastro dejado por los asaltantes y llegó hasta una vivienda de barrio 25 de Mayo, en inmediaciones de
Rondeau y Churruarín.

También, distintas versiones indicaron que la Policía podría haber entrado en contacto con un familiar de uno de los presuntos autores, quien arrepentido del hecho lo habría comentado y dado los nombres de sus cómplices.
Opiniones (1)
21 de agosto de 2017 | 23:59
2
ERROR
21 de agosto de 2017 | 23:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. primero a sus parientes y despues a ellos por cada golpe que dieron un dedo menos y asi hasta que se le acabe el cuerpo HDMP hacerle eso a un abuelo mal parido no mal cagado eso es que machos no se como perdimos las malvinas con esos heroes que hacen estas hazañas
    1
En Imágenes