Usando una careta de Cavallo, asaltó una empresa de la Quinta Sección

Dos sujetos armados irrumpieron en la firma Concremix, ubicada en la calle Martínez de Rozas.

Tras amenazar al dueño y a dos empleados, se alzaron con casi $4.000 en efectivo y otras pertenencias.

Huyeron en un vehículo que los esperaba en la puerta.
Un asalto que tiene todas las características de una película de Hollywood.

Escondiendo su rostro con la máscara de Domingo Cavallo, como si se tratara de un film de ladrones de bancos, un individuo asaltó una empresa de la Quinta Sección a plena luz del día. Lo hizo acompañado de otro sujeto que el día anterior se hizo pasar por un cliente que necesitaba comprar hormigón. Los delincuentes se alzaron con más de $5.000 en efectivo en un planeado atraco, según lo interpretó uno de los titulares de la firma.

Los ladrones llegaron alrededor de las 13.30 en un vehículo a Martínez de Rozas 1918; allí funciona la empresa Concremix. Estacionaron en la puerta y dos de ellos bajaron mientras que un tercero se quedó en el rodado.

Uno era un supuesto cliente y el otro tenía una careta con rasgos muy similares a los del ex ministro de Economía Domingo Cavallo. Según el dueño de la empresa, que estaba cuando ocurrió el robo, “Este pelado era muy violento”, refiriéndose al asaltante.

El hombre, de 62 años quien solicitó que su nombre no sea  publicado, dialogó con MDZ y brindó detalles del atraco.

“Estuvo todo muy bien armado”, comenzó el diálogo el empresario. Y continuó: “Llamó ayer (miércoles) por teléfono un hombre solicitando hormigón para comprar. El empleado que lo atendió le pasó el presupuesto y quedó en llamar al otro día, o sea por hoy”, manifestó.

Hasta ese momento era un cliente común y también lo fue, para las víctimas, cuando efectivamente se comunicó este jueves por la mañana. “Llamó hoy para decir que vendría a buscar el material. Cuando hubo un acuerdo sobre el precio del hormigón que necesitaba, dijo que vendría al mediodía porque antes debía pasar por el banco a retirar el dinero, y que el pedido lo pusieron a nombre de Peralta”, expresó el socio de Concremix.

La víctima siguió con su relato sobre cómo sucedió el atraco: “A las 13.30 toca el portero este tal Peralta; se identificó a través el sistema de comunicación. Tenía un celular en la mano. La tesorera le abrió ya que lo estábamos esperando —indicó—. Cuando estaba haciéndolo entrar, un tipo se bajaba de un auto y se ponía una careta de un pelado, muy parecido a Cavallo”.

El que estaba entrando sacó un arma de fuego (9 milímetros utilizaron los ladrones, según la víctima) y al ver esto, la tesorera comenzó a correr hacia la oficina del dueño que sufrió el robo.

“Yo estaba hablando por teléfono con un amigo y entró mi empleada llorando y diciendo: ‘¡Nos están asaltando!’. Aproveché para decirle a mi amigo que llame a la Policía, pero uno de los tipos estos me escuchó”, contó el hombre.

En ese instante, el delincuente le hizo una amenaza puntual que según el propietario de la Concremix sería cumplida: “Si llega la cana y yo estoy acá adentro ustedes dos son boleta”.

Pero en la empresa no estaba solamente el hombre y la tesorera, también un joven que realiza el servicio técnico de las computadoras y redes de la firma. A este muchacho lo tenía “Peralta” tirado boca abajo en el salón de adelante.

“El pelado que se parecía a Cavallo me pegó un culatazo en la mano y me lastimó. Luego me obligó a abrir la caja fuerte pero no tenía dinero, porque nosotros trabajamos con cheques”, explicó el empresario.

Al ver que no teníamos efectivo les pidieron a las víctimas que vacíen sus bolsillos. Al socio de la firma le robaron $3.000, a la tesorera $1.500 y al técnico $700, además de una serie de pertenencias como celulares, documentos y tarjetas de crédito.

Pero también se llevaron una notebook de última generación que estaba en la oficina de quien explicó los detalles del atraco. Antes de la huida, a los tres les ataron las manos con precintos.

“Menos mal que llegó la Policía 40 segundos después que se habían ido, sino no sé qué nos hubiese pasado”, de alguna manera se alegraba el empresario. Su amigo había llamado al 911 y aunque llegaron unos ocho móviles al lugar, no alcanzaron a dar con los delincuentes que huyeron en el vehículo que dejaron estacionado en la puerta y conducía un tercer cómplice.

La investigación quedó a cargo del personal judicial de la Oficina Fiscal Nº 2, de Capital.
Opiniones (1)
17 de agosto de 2017 | 03:45
2
ERROR
17 de agosto de 2017 | 03:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Si enganchan a este ladrón, la justicia tendrá que decidir si es responsable o no de lo que es acusadi y decidir en consecuencia. Lo lamentable es que el Cavallo real, el que usa su propia cara, esté suelto como si fuese un angelito.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial