Deportes

Mayer, la nueva esperanza del tenis argentino, sufre por la fama

Argentina busca estrellas que acompañen a Del Potro para fortalecer la Legión. Y Mayer, que sólo cedió tres juegos en su debut en Wimbledon, puede ser el esperado.

Con 22 años y 64 del mundo, el ascenso de Mayer ha sido repentino y reciente. Alto (188 centímetros) y fuerte, su juego dista mucho de ser el de un especialista en arcilla. Su saque, su volea y su devolución brillan cuando la superficie es verde. Bien lo sabe el español Oscar Hernández, al que derrotó hoy por 6-0, 6-0 y 6-3.

"Ha sido increíble, era algo irreal, increíble, no jugué así nunca, el mejor partido de mi vida", dijo entusiasmado Mayer, sorprendido con su propio nivel.

"Es un gran jugador de lucha y no luchó, dejó de luchar, dijo 'ya no le gano más'", señaló en referencia al batallador Hernández.

Así se refrendó la decisión del capitán argentino de Copa Davis, Modesto Vázquez, de llevarlo como tercer hombre a la serie de cuartos de final en Ostrava ante la República Checa, en una superficie que se espera que sea tan rápida como el hielo.

Allí se siente más cómodo que ante la prensa. Mayer lucha por vencer su tartamudez, la que le hace aún sudar casi más ante la prensa, que le atiende con cariño especial, que ante sus rivales, y esa que le hace ser más tímido de lo habitual.

"Había oído que era tartamudo. Sí, he notado que es tímido", dijo a la agencia dpa Hernández, que apenas conoce al rival que hoy lo demolió.

Es la estrella emergente del tenis argentino y le está costando acostumbrarse a la fama. "Es algo nuevo, no es fácil, los partidos dan fama y no es muy fácil. Cuando ganás, es un reconocimiento, es lindo pero es difícil", argumenta.

¿Qué es lo más difícil? A Mayer le cuesta verse en los papeles y en la tele, siendo objeto de juicio. "Lo peor es que hablen de uno y que opinen de uno", dijo el argentino, que ahora enfrontará a uno de los grandes nombres del tenis actual, el chileno Fernando González, décimo jugador mundial.

"Me sacaron de la pista", dijo Hernández, que destacó el juego de su rival. "Saca muy bien y no le he visto ningún agujero de fondo. En pista rápida lo veo muy bien preparado. Su arma sin duda es el saque y que resta muy bien", señaló a la agencia dpa el español.

Eso le llevó a la segunda ronda de Roland Garros tras eliminar al estadounidense James Blake y a cuartos de final en Eastbourne, ya sobre hierba, donde se siente muy cómodo pues jugaba allí ya desde niño.

Hoy conectó diez aces y ganó el 92 por ciento de los puntos con su primer saque. Sumó 39 golpes ganadores, además de llevarse el 69 por ciento de las aproximaciones a la red.

"Tiene un futuro terrible, una proyección muy buena, se está notando. El juego siempre lo tuvo, saca bien, puede jugar en todas las superficies y tiene un juego que lo hace muy simple. Le falta experiencia, como a mí, es muy joven, tiene un gran futuro", pronosticó hoy Del Potro.

"Nos conocemos desde los diez años, jugamos en Argentina todos los torneos nacionales juntos, tenemos muy buena relación", agregó el número cinco del mundo, que compartirá con Mayer el equipo de Copa Davis del 10 al 12 de julio en República Checa y quizás pronto también la presión por conseguir los grandes triunfos del tenis argentino.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|00:53
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|00:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016