Condenan a Repsol a pagarle 450 mil pesos a dueños de una finca de Luján por contaminar el agua

La Justicia determinó que la empresa responsable de la explotación petrolera en esa zona no realizó el debido cuidado ambiental y contaminó el agua de una finca de Ugarteche. Los deshechos del tratamiento que se le hace al petróleo están en contacto con las napas de agua subterráneas, por lo cual se ha producido una alta contaminación.

La empresa Repsol-YPF deberá pagar $ 450.000 a los propietarios de una finca lindante con instalaciones de la empresa por contaminar las aguas del terreno. La Justicia encontró que la petrolera fue negligente en el tratamiento del medio ambiente y a partir de ese punto se fundamentó el fallo.

Los demandantes poseen un inmueble donde hay una perforación con un tanque cisterna que es utilizado para el riego de la finca. Pero hace más de diez años debieron abandonar la propiedad porque ya no podían cultivar debido a que el recurso hídrico estaba contaminado.

Según las pruebas aportadas por los representantes legales de los damnificados, en esa zona de Ugarteche, donde está ubicada la finca, se registra una marcada presencia de explotación petrolífera, con cañerías, tanques de almacenamiento y demás infraestructura.

La propiedad afectada se encuentra rodeada por cañerías que corren descubiertas, a unos 20 centímetros del suelo. Pero también hay tanques de almacenamiento de petróleo crudo, que es bombeado hasta la destilería de Luján de Cuyo, en uno de los extremos de la finca.

Además de esa situación general, la fundamentación de la causa indica que el petróleo que extrae YPF en la zona posee un 60% de agua —que es separada del crudo en los tanques ya referidos— la cual detenta grandes cantidades de cloruro de sodio y otros minerales, lo que torna a esa sustancia altamente tóxica y corrosiva. Este agua destruye la materia orgánica, cultivos por ejemplo, pero la empresa la inyecta nuevamente en la tierra una vez que es separada del petróleo. Además, muchas cañerías están viejas y poseen filtraciones que van a parar a la tierra lindante al inmueble de los demandantes.

Por lo tanto, el líquido (tóxico y corrosivo) y las cañerías están en permanente contacto con las napas de agua subterráneas de la zona, por lo cual se ha producido una alta contaminación y esto ha afectado el cultivo.

Incluso, en 1998 el Departamento General de Irrigación extrajo agua de un pozo de 80 metros de profundidad para realizar un análisis de toxicidad. El resultado fue que el agua poseía un gran porcentaje de salinidad y una peligrosidad sódica media que la tornaba no apta para el consumo humano, ni para los usos agrícolas.-       

Esta situación obligó a que los habitantes de la finca abandonaran la propiedad y también dejaran de producir.

En aquel momento se iniciaron las acciones legales pero, según la abogada de los demandantes, la empresa a omitido las reparaciones y continuó contaminando el agua de la zona.

Luego de largo litigio, la titular del 21º Juzgado Civil, Silvina Miquel, resolvió que la petrolera indemnice a los dueños de la finca con $450.000 más los intereses legales correspondientes.
Opiniones (1)
21 de agosto de 2017 | 02:36
2
ERROR
21 de agosto de 2017 | 02:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. 1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial