Problemas con Brasil por el cierre de las exportaciones de trigo

El vecino sudamericano anularía los aranceles del trigo de Canadá y Estados Unidos lo que dejaría a nuestro país en desventaja comercial.

Mientras los productores comienzan a levantar la nueva cosecha de trigo, el registro de declaraciones juradas de exportaciones sigue cerrado. Esto no sólo preocupa a los productores y exportadores locales sino también en los molinos brasileños, que necesitan el stock argentino, asegura una nota publicada en el diario El Cronista.

 

Brasil es el primer comprador de trigo argentino con cerca de 5 millones de toneladas por año. Desde hace varios meses se habla de que ese país anularía el cobro del arancel a orígenes como Canadá y Estados Unidos, con lo cual nuestro país dejaría de contar con esa ventaja preferencial que quedaría reducida a un menor costo del flete por la cercanía geográfica.

 

Esta semana, representantes de Abitrigo (la industria molinera brasileña) visitaron Argentina con la intención de obtener información respecto de qué pasará con las exportaciones locales.

 

Informa El Cronista que Armando Casalins, asesor técnico de la Federación de Acopiadores, indicó que “el 15 de noviembre comienzan a cancelarse los primeros contratos de exportaciones de trigo, cuyo plazo de cumplimiento llegaría al 15 de diciembre. Si en ese lapso no se hacen los envíos, estaríamos ente una situación de default comercial”. Según directivos de las entidades agropecuarias, los exportadores locales ya compraron unas 5 millones de toneladas de la cosecha 2007/08, casi el 60% del saldo exportable, pero el incumplimiento de los contratos habilitaría a los importadores brasileños a exigirles el cumplimiento de los mismos con trigo procedente de otros orígenes. Esta preocupación fue confirmada por los exportadores consultados.

 

A esto se agrega otra preocupación de los molinos brasileños que es una supuesta situación de dumping generada con la harina de trigo. Durante los últimos meses, los molinos argentinos accedieron al trigo a un valor inferior al de mercado debido a la intervención oficial en ese mercado, lo que les habría permitido colocar el producto en Brasil a valores inferiores a los del mercado mundial.

 

Aún así, el tema que más preocupa a los molinos de ese país es saber si en los próximos meses podrán contar con el trigo argentino.

 

Para que se activen las exportaciones, dicen en la cadena triguera, es necesario que se resuelva cómo se compensará a la producción de la cosecha 2007/08. Por el momento las compensaciones se pagan a los productores y molinos, pero sólo una parte de ellos pudo cobrarlas. La intención de las entidades del agro es que se compense a los molinos por las bolsas de harina de trigo que venden en el mercado interno, de este modo se podría liberar el mercado.

 

Este año se prevé que la producción argentina de trigo llegue a las 15,5 millones de toneladas. Sin embargo, los chacareros todavía no tienen definiciones de qué pasará con la cosecha de trigo 2007/08.

 

Bajo stock mundial

 

El escenario de precios a nivel mundial es más que alentador ya que la producción en los países del hemisferio norte fracasó, lo que generó subas en los niveles de precios. En Estados Unidos se esperaba una cosecha de 65 millones de toneladas pero fue de 56 millones, también cayó en Australia que produciría 13 millones de toneladas contra las 24 habituales. Este año el mundo espera una producción de 600 millones de toneladas y consumiría 620 millones.

 

Pero en Argentina la intervención del mercado local no permite que los productores aprovechen esta coyuntura mundial. Además, en las últimas semanas se corrió el rumor de que el gobierno estudiaba una suba en las retenciones de los granos a cambio de una apertura parcial del registro de exportaciones. Esto abrió aún más la brecha de precios entre el mercado local y el internacional.

 

En Argentina, la cosecha nueva de trigo se llegó a negociar en torno a los 190 dólares por tonelada y en el mercado internacional se llegó a pagar 350 dólares, a lo que se le deben restar las retenciones y los gastos, con lo cual el precio de paridad sería cercano a los 250 dólares, 60 dólares más de lo que se paga en nuestro país.

 

Los analistas del sector comentan que la razón es que los exportadores se cubrieron de una posible suba en las retenciones a las exportaciones.

 

Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 18:48
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 18:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial