Deportes

La política nubla la fiesta de Button en Silverstone

El triunfal recibimiento que la hinchada británica le ofrecerá al líder del mundial de F1 quedará eclipsado por la disputa política entre la FIA y los equipos, que vivirá mañana un episodio decisivo.

El triunfal recibimiento que la hinchada británica dispensará en casa a Jenson Button, líder tiránico del campeonato del mundo de Fórmula 1, quedará eclipsado por la disputa política entre la FIA y los equipos, que vivirá mañana un episodio decisivo.

Silverstone se prepara para acoger el domingo su último Gran Premio de Gran Bretaña, que a partir de 2010 se disputará en Donington Park. Y a diferencia de los dos últimos años, el ídolo Lewis Hamilton se ha visto eclipsado por Button, que a sus 29 años marcha imparable camino de suceder a su compatriota en el palmarés de los campeones del mundo.

El "efecto Button" ha hecho que Silverstone se haya convertido en el primer circuito del año en colgar el cartel de "no hay billetes". A pesar de la crisis y de que el título parece ya encarrilado.

A los apasionados británicos de la Fórmula 1 poco les importa que las carreras sean "aburridas" por el gran dominio de Button, que ha ganado seis de los Grandes Premios precedentes con su imparable Brawn GP, cuatro de ellos de manera consecutiva. No importa. Quien manda es uno de los suyos.

Es una ocasión también para despedirse del viejo Silverstone tras 43 años seguidos de visita del "gran circo".

Ni siquiera la amenaza de una histórica escisión por la disputa entre la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) y las grandes escuderías, que se puede escenificar mañana, rebaja el optimismo británico.

Se esperan 90.000 fans que peregrinarán a la meca del automovilismo para alabar a su nuevo "mesías". De Button esperan un nuevo triunfo. De Hamilton, nada.

"Por supuesto que sería bonito ganar. Pero cuando me suba al coche no pensaré: 'Tengo que ganar aquí porque es el Gran Premio de Gran Bretaña".

De eterna promesa a dominador absoluto, Button es la gran estrella actual de la Fórmula 1 gracias, sobre todo, a su coche, un "monstruo", como lo definió en Turquía hace dos semanas.

El británico suma 61 puntos y aventaja en 26 a su compañero de equipo, el brasileño Rubens Barrichello, disputadas sólo siete de las 17 carreras del año. Luego se sitúa el alemán de Red Bull Sebastian Vettel, con 29 unidades.

Mucho más atrás está Hamilton, con apenas nueve puntos con su McLaren-Mercedes. Asume con naturalidad estar ahora en un segundo plano después ser subcampeón y campeón los dos últimos años. Un triunfo tan sensacional como el que logró bajo la lluvia hace 12 meses es una quimera. La meta es sumar algún punto.

"Lo bueno es que hay un piloto británico que puede cumplir los sueños de los aficionados", dijo Hamilton, de 24 años, a la agencia dpa en referencia a Button.

"Silverstone es un lugar especial siempre por el gran apoyo que recibo. Muchos están detrás de mí aunque no pueda ganar", agregó.

El español Fernando Alonso, también lejos de la cabeza con sólo 11 puntos, tiene fe en su equipo de cara a la segunda parte de la temporada. "Pero tenemos que ser realistas porque los otros equipos están empujando tanto como nosotros", matizó el bicampeón mundial, que reclama nuevas piezas cada carrera para dar un salto adelante.

Quien mañana puede dar un salto (quizás al vacío) es la Fórmula 1, amenazada por la escisión. "Pase lo que pase en la pista este fin de semana, la actual situación política acaparará todos los titulares", aseguró el piloto brasileño de Ferrari Felipe Massa.

Silverstone, un circuito del viejo orden que se despide, es el escenario donde se decide el futuro de la competición. Mañana se anunciará de manera definitiva qué equipos participarán en el campeonato de 2010. Si no se llega a un acuerdo en las próximas horas, no estarán en esa lista las escuderías que han marcado la historia del deporte, como Ferrari o McLaren.

La condición para estar es, sobre todo, la revisión del límite presupuestario de 60 millones de dólares impuesto por la FIA para 2010, con el que los ocho equipos rebeldes no están de acuerdo.

Si no hay paz, Ferrari, Red Bull, Toro Rosso, Toyota, Renault, BMW-Sauber, Brawn GP y McLaren-Mercedes podrían formar su propia serie, alejada de la FIA.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|07:34
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|07:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes