Deportes

Mosley se mantiene firme ante las nuevas propuestas de los equipos

La guerra entre la FIA y las escuderías de la Fórmula 1 se acerca a su fin: un intercambio de cartas conocido hoy ha hecho que el acuerdo esté más cerca, aunque la escisión aún es posible ante la firme posición de Max Mosley.

"Ahora es el momento de encontrar una solución razonable y rápida para los problemas que aún hay abiertos", citan hoy varios portales de Internet una carta de la FOTA al presidente de la FIA (Federación Internacional de Automovilismo), Mosley.

En esa carta, los equipos rebeldes señalan que están en contra del límite presupuestario impuesto por la FIA, pero recalcan su disposición a que sus presupuestos pasen a estar controlados por firmas de auditoría independientes y exigen un aplazamiento de la fecha final de negociación, establecida para el viernes.

Horas después, Mosley descartó las propuestas, pero dejó la puerta abierta para un acuerdo. Aunque el dirigente británico no quiere dar su brazo a torcer y está decidido a forzar.

En otra carta publicada hoy, el presidente de la FIA exige de nuevo a los equipos que acepten hasta el viernes el reglamento ya aprobado para 2010.

"Sólo después podrá haber conversaciones sobre un nuevo acuerdo base y sobre modificaciones", dijo hoy la FIA.

El tiempo para el acuerdo "es escaso", según Mosley. La FIA quiere dar el viernes la lista definitiva de equipos que participarán en el Mundial en 2010. Por ello, las escuderías se deberían someter al viejo "Acuerdo de la Concordia" -que regula el dinero que reciben los equipos, entre otras cosas- antes de que más tarde se puedan discutir los cambios que quieren las marcas.

Eso contradice, sin embargo, la propuesta de la FOTA, que quiere una nueva "constitución" que dé más poder a las escuderías y se lo quite a la FIA. Los equipos piden además que se amplíe el plazo de negociación hasta el 1 de julio.

La FOTA recalca que también está dispuesta a limitar los recursos, lo que llevaría a la reducción de gastos que pretende la FIA. "Todos los equipos están decididos a someterse a esos criterios si sirven las mismas reglas para todos y el programa de ahorro es supervisado de forma independiente".

"La FIA debe reconocer que estas propuestas son un claro movimiento por parte de los equipos. Sólo así se podrá evitar la salida de importantes escuderías", avisa la FOTA.

Mosley respondió que la FIA ya aprobó desde hace tiempo la presencia de auditores. "El problema en las propuestas de la FOTA es que no se nombra una cifra precisa para un límite de presupuesto. Los equipos deben saber cuáles son las limitaciones y nosotros también", replicó el británico, dispuesto a discutir el "Acuerdo de la Concordia".

Desde hace meses, la FIA y los equipos luchan por el futuro y el poder de la Fórmula 1. El presidente de Ferrari y de la FOTA, Luca di Montezemolo, amenazó ya con una "serie pirata". La "scuderia" busca abiertamente quebrar el poder absoluto de Mosley y del propietario de los derechos comerciales, Bernie Ecclestone.

La FIA respondió con una campaña mediática y acusó a los equipos de querer apropiarse de la soberanía para establecer las reglas y los derechos comerciales.
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|02:16
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|02:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic