Para Hillary Clinton es ineficaz el trabajo argentino en el tráfico de personas

Un informe elaborado por el Departamento de Estado estadounidense, liderado por Hillary Clinton, acusa en duros términos a nuestro país por no trabajar fuertemente en la erradicación de la trata de personas.

La Argentina, al igual que Guatemala, Nicaragua, Venezuela, Argelia, Moldavia y Qatar, se encuentra en una "lista de observación", a punto de caer a la categoría 3 en una escala que mide cómo se lucha contra el flagelo de la trata de personas elaborada por los Estados Unidos.

La crisis económica global incrementa el peligro del tráfico ilegal humano, advirtió ayer el Departamento de Estado norteamericano, que situó una vez más a Cuba entre los países cuyos gobiernos no hacen lo suficiente para proteger a su población contra el trabajo forzado o la prostitución.

En su Informe anual sobre el Tráfico de Personas -sobre 175 países y encargado por el Congreso de los Estados Unidos-, el Departamento de Estado indicó que un aumento en la pobreza podría incrementar la disposición de la población a emigrar en manos de los traficantes humanos.

Con la crisis financiera mundial, "uno de los problemas que hemos visto es que la noción de vulnerabilidad de la población en riesgo es mayor ahora con tanta gente en estrés económico", destacó el director de la Oficina de Monitoreo y Combate del Tráfico de Personas, Luis C. De Baca, en rueda de prensa en Washington.

Además de mayor vulnerabilidad a los trabajos forzados y la prostitución, una creciente demanda de productos más baratos derivó en estos tiempos de crisis en que empleadores rebajaran sueldos drásticamente o recurrieran al trabajo esclavo o infantil, señala el informe.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), cerca de 12,3 millones de adultos y niños están en trabajos forzados y esclavitud sexual en el mundo. Casi 1,4 millones de esas personas son víctimas de tráfico sexual.

"Ellos trabajan en campos y fábricas, bajo empleadores brutales que los amenazan con violencia si tratan de escapar", dijo la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, en un evento para presentar el reporte. "Trabajan en casas para familias que los mantienen virtualmente prisioneros, son obligados a trabajar como prostitutas o a mendigar en las calles, temerosos de las consecuencias si no consiguen ganar su cuota diaria", agregó.

El Departamento de Estado consideró tres categorías para evaluar la acción de los países contra el tráfico de personas: desde la 1, para aquellos que cumplen totalmente con el Acta de Protección de las Víctimas del Tráfico Humano (TVPA, por sus siglas en inglés), hasta la 3, que incluye a aquellas naciones que no sólo no tomaron las medidas adecuadas para detener la circulación del tráfico humano, sino que considera que sus gobiernos no hacen "esfuerzos significativos" para cambiar esta tendencia.

Colombia es el único país de América Latina que según los Estados Unidos cumple los requisitos para estar en la primera categoría, mientras que, por el contrario, Cuba figura un año más -al igual que desde el primer informe que realizara el Departamento de Estado, en 2001- en la tercera.

Según el informe, Cuba sigue siendo una "fuente" de tráfico de mujeres y niños para su "explotación sexual". Esta situación también incluye a cubanos que abandonaron la isla ilegalmente, y que son sometidos a trabajos forzados o prostitución por quienes los ayudaron a escapar.

Washington añadió a otros siete países a esta categoría tres al considerar que no tomaron las medidas adecuadas para detener la circulación del tráfico humano, trabajo o prostitución forzados. Se trata de Chad, Eritrea, Malasia, Mauritania, Níger, Swazilandia y Zimbabwe.

Al igual que Cuba, aún permanecen en esa lista Fidji, Irán, Kuwait, Myanmar, Corea del Norte, Papúa Nueva Guinea, Arabia Saudí, Sudán y Siria. Omán fue sacado de la tercera categoría, mientras que Argelia, Moldavia y Qatar cambiaron su estatus a "lista de observación", un paso intermedio entre la categoría 2 y la última.

En esa misma se sitúan también la Argentina, Guatemala, Nicaragua y Venezuela, de América Latina.

La Argentina repite ese estatus desde 2006, mientras que Nicaragua lo hace por primera vez.

A partir de este 2009, el Departamento de Estado bajará a los países que continúen en la "lista de observación" durante dos años consecutivos a la tercera categoría, que prevé algunas sanciones por parte de Washington.

Sin embargo, aunque indicó que "la amenaza de sanciones es real", De Baca matizó el peligro de que éstas sean aplicadas a países amigos al recordar que no sólo existe un período de 90 días para "revisar" que los gobiernos demuestran su voluntad de implicarse más en la lucha contra el tráfico humano, sino que también el presidente Barack Obama puede renunciar a su implementación "si va en interés nacional de los Estados Unidos".

El Informe subraya la necesidad de atacar las raíces del tráfico humano (...). "No es una crítica a fracasos pasados, sino una guía para progresos futuros", sostuvo Clinton.

"Esta es esclavitud moderna (...) un crimen que se extiende por el globo, entregándole a despiadados empleadores una provisión interminable de personas a las que abusar por ganancias financieras", finalizó la funcionaria.
Opiniones (1)
19 de septiembre de 2017 | 09:38
2
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 09:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Gracias a Dios, alguien de afuera lo nota, porque los que nos conducen desde adentro, no se han dado cuenta!! o estarán entretejiendo algún negocio con ello????
    1
En Imágenes