Deportes

Ángel Cabrera termina el año "agotado"

Así lo expresó el Pato en el Torneo de Maestros que comenzó ayer y se suspendió por lluvias en el Olivos Golf Club. El cordobés ganó este año el Abierto de los Estados Unidos y el Grand Slam de Bermuda.

Angel Cabrera se estableció este año como el golfista más representativo de Argentina a partir de sus brillantes conquistas internacionales, pero ésto le demandó un gran esfuerzo que ahora lo encuentra "agotado, aunque sin más alternativas que seguir adelante".

"Estoy un poco agotado de tantos compromisos, pero son todos importantes y no puedo faltar a ninguno", confió Cabrera en diálogo con la prensa, al asumir este compromiso en el Torneo de Maestros que se lleva a cabo en el Olivos Golf Club, donde marcó una tarjeta con 68 golpes en una jornada marcada por la lluvia.

Pero aún con el cansancio a cuestas, el cordobés picó en punta en este certamen que se inició ayer y finalizará el sábado. "Siempre me gustó jugar en Olivos, porque es una de las mejores canchas del país y por qué no del mundo. Voy a disfrutar de esta semana en mi país", enfatizó Cabrera.

Claro que más allá del buen estado de los links, el ganador del Abierto de los Estados Unidos (el pasado 17 de junio) y el Grand Slam de Bermuda en este 2007, disfruta de la supremacía que ejerce en este torneo.

Es que Cabrera ya ganó las tres ediciones anteriores de 1999, 2001 y 2005, algo que sumado a los logros mencionados previamente, lo ubican como la gran figura, la verdadera estrella de este Torneo de Maestros.

Y ese prestigio adquirido también deriva en otro motivo para gozar de esta competencia. "El reconocimiento de la gente es fantástico. Cuando ayer salí a la cancha, en el primer día de juego, me emocionó tanto cariño". "La verdad que eso es algo recíproco, porque yo tengo un reconocimiento supremo hacia el público argentino", confesó.

Es por eso que pese al agotamiento insiste en que no puede "aflojar" y máxime si lo que le queda por delante "es el Abierto de la República Argentina". "Es que tuve un año muy bueno pero a la vez desgastante, porque no solamente gané el US Open y el Grabd Slam de Bermuda, sino que hace dos semanas llegué al segundo puesto en el HSBC World Match Play en Inglaterra, donde jugaron los ganadores de los cuatro Majors del año", reseñó.

En ese torneo Cabrera llegó a la final con el sudafricano Ernie Els y perdió, casualmente el mismo día que los Springboks superaban a Los Pumas en el mundial de rugby de Francia. "Ese día fue Sudáfrica 2 - Argentina 0", bromeó.

"Pero la verdad es que no hubo excusas. El tuvo una gran semana y yo estuve bastante cansado. Es cierto. Igual, su triunfo no admite reparos", argumentó.

Cabrera rompió además el molde de los golfistas tradicionales, tanto por su origen humilde como por su forma de vivir cada circunstancia que lo lleva a codearse hoy en día con la elite de este deporte que mueve cifras millonarias alrededor del mundo.

Por eso es que lejos de hacerse eco de los elogios y mucho más cerca de reconocer las virtudes de quienes lo acompañan, Cabrera aprovecha cada contacto con el periodismo para mostrar su agradecimiento a esas personas.

Esta vez el reconocimiento especial apuntó a su caddie Eduardo Gardino. "El es mi mano derecha y eso es fundamental para el juego que desarrollo, sobre todo en momentos de mucha presión. La verdad es que hacemos un buen equipo y eso se nota en los resultados", argumentó.

Cabrera está en la cresta de la ola del deporte nacional, es uno de sus máximos referentes y el número uno en su especialidad, el golf. Y encima lleva consigo el cariño que los aficionados le brindan por sus condiciones personales.
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|02:13
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|02:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic