Balearon a un joven padre delante de su esposa y su hijito

Un joven padre fue baleado en el estómago, delante de su esposa y su pequeño hijo de dos años, por una banda de delincuentes que había entrado a robar a su casa, ubicada en el barrio San Andrés, en las afueras de la capital provincial.

El salvaje ataque contra el joven, que se encuentra internado con pronóstico reservado, despertó la bronca de los vecinos de la zona, quienes ayer cortaron durante varias horas la ruta 306, reclamando el esclarecimiento del hecho.

La víctima del hecho -ocurrido el domingo último- fue  identificada como Jesús Argentino Perea, quien estaba descansando junto a su esposa y a su pequeño hijo en su vivienda, cuando al menos cuatro delincuentes ingresaron a la casa.

El hombre, intentando defender a su familia, pretendió resistirse y fue baleado por uno de los ladrones, por lo cual se encuentra internado, en grave estado, en el Hospital Padilla de la capital tucumana, según lo señalado por el diario La Gaceta de esta ciudad.

De acuerdo con lo señalado, el ataque se produjo a las 2:00 de la madrugada del domingo, en el kilómetro 7 de la ruta 306.

Los delincuentes destrozaron la puerta de ingreso a la vivienda y cuando Perea intentaba pararse lo amenazaron con una pistola en la cabeza.

"No te hagás el loco y danos todo lo que tenés. Si te pasás de vivo te 'boleteamos' a vos y a tu familia", le dijo uno de los delincuentes, que parecía ser el líder de la banda, según lo consignado.

El joven le respondió que no tenían dinero, pero en ese momento uno de los ladrones lo golpeó brutalmente y lo dejó tirado en el piso, mientras comenzaban a revisar todas las dependencias de la casa.

Al no encontrar dinero, le exigieron al joven las llaves de una pequeña moto de 110cc de cilindrada.

El joven les dijo que usaba la moto para trabajar y les pidió que no se la llevaran, pero como los ladrones no lo escucharon, se paró y comenzó a forcejear con uno de ellos.

"Se paró y forcejeó con uno de los tipos. Yo intentaba cubrir a mi hijo hasta que escuché un estampido", explicó Ana Lía del Carmen Carranza, la esposa de Perea.

Los asaltantes escaparon luego y se llevaron el rodado, y dejaron al hombre desangrándose en el piso.

Además de la pequeña moto, los ladrones se apoderaron de un reproductor de DVD y de una potencia de un equipo de música.

Mientras tanto, Perea fue llevado al Hospital Padilla, donde los médicos lo operaron de urgencia.
De acuerdo con lo señalado, la bala, aparentemente calibre 38, había dañado varios órganos y hasta el momento su estado de salud era "muy delicado".
Opiniones (0)
16 de agosto de 2017 | 21:32
1
ERROR
16 de agosto de 2017 | 21:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial