La defensa de Chabán impugnó a los testigos que declararon en el juicio

Asimismo, D`Attoli sostuvo que Chabán no conocía la presencia de ácido cianídrico en los paneles de contención del sonido, y que la media sombra y la guata colocadas en el techos ya estaban allí cuando se realizó un multitudinario recital del fallecido cantante cuartetero Rodrigo.

La defensa del empresario Omar Chabán impugnó hoy a los testigos y a las querellas en el juicio que se sigue por la tragedia de República Cromañón, al comenzar el alegato defensista que -anticiparon- terminará con un pedido de absolución. El abogado de Chabán, Vicente D´Atoli, aseguró que su cliente "obró de buena fe", ya que, según sostuvo, desconocía situaciones  anteriores a que se hiciera cargo del local, por ejemplo su  capacidad, la que suponía para 5.000 personas.

Asimismo, D`Attoli sostuvo que Chabán no conocía la presencia  de ácido cianídrico en los paneles de contención del sonido, y  que la media sombra y la guata colocadas en el techos ya estaban  allí cuando se realizó un multitudinario recital del fallecido  cantante cuartetero Rodrigo.

El alegato es el primero de las defensas de los acusados por  el incendio que provocó 194 muertes el 30 de diciembre de 2004, a  raiz -según aseguró el defensor- del disparo de "una bengala naval" que impactó en el techo. Asimismo, señaló que las luces de emergencia del local
funcionaban y las de salida también pero estaban tapadas con  banderas de los seguidores de Callejeros, la banda que tocaba aquella noche.

Al inicio de su alegato, D´Atoli explicó que muchos de los testigos "son parte querellante o han iniciado demandas civiles y por ello no tienen la suficiente credibilidad como testigos".  "De alguna manera están defendiendo sus propios intereses ya sea porque han incidido en el hecho o bien tienen una demanda civil", añadió el letrado al reanudarse hoy las audiencias del juicio, en el marco de las cuales está programada la etapa de los alegatos de las defensas de todas las partes.

Al respecto, denunció que varios de esos testigos unificados  en un querella se reunieron en un restaurante para coordinar sus  dichos, lo que consideró violatorio de la defensa en juicio.    También, impugnó y ratificó la reserva ante la Cámara de  Casación respecto de las querellas al sostener que "de ninguna  manera se puede admitir cuatro grupos", a lo que se debe sumar la  acusación de la Fiscalía, lo que a su entender "viola el  principio de igualdad ante la ley" y el de "defensa en juicio y  debido proceso".

 De todos modos, el alegato apuntó a sostener que "Chabán  desconocía una gran cantidad de circunstancias precedentes al  momento de hacerse cargo" de Cromañón.  En ese sentido, dijo que "desconocía el número de personas que podían asistir al lugar".

Tal afirmación fue fundada por D`Attoli en los dichos del  gerente del hotel Central Park -ubicado al lado del local-, Julio Cesar Garola, quien reconoció durante el juicio que Cromañón se ofrecía como un local con capacidad para cinco mil personas.  Asimismo, y en ese sentido, hizo mención a los recitales del grupo "Damas Gratis" y un evento para "chicos aborígenes".

También señaló que el dueño de Cemento "desconocía las  irregularidades que se llevaron a cabo para obtener la  habilitación" del local de Once, cuando se "adecuaron las  dimensiones" en los plano para así obtener el permiso municipal  para funcionar como "Local bailable Clase C".

A ello se sumó su desconocimiento de irregularidades en cuanto  al otorgamiento del certificado de bomberos, responsabilizando  por todos estos hechos a los dueños del local ya que -a su  entender- "Chabán obró de buena fe".  En ese sentido, mostró una fotografía de la habilitación  colocada en la puerta de Cromañón, a nombre de "Lagarto SA" y que  autorizaba el sitio como "local bailable Clase C".

De todos modos, ratificó que la propiedad era de Central Park  como parte de un complejo que incluía el hotel y el local, y  sostuvo que a Chabán se le prohibió que tocara la media sombre y  la guata colocadas en el techo.  Por otra parte, reiteró los dichos de Chabán durante las
indagatorias en el sentido de que la puerta de emergencias era en  realidad una puerta "alternativa" y dijo que estaba cerrada porque
en el garaje lindero había automóviles con combustible y  caños de gas.  "No sé qué hubiera sido peor", sostuvo D'Attoli al especular  con lo que hubiera pasado la noche de la tragedia si se hubiera  abierto la puerta.

Por otra parte, admitió que Chabán y sus colaboradores  estaban convencidos que en el lugar "el fuego era fácilmente  dominable" porque así había sucedido durante los recitales de los  grupos "Jóvenes pordioseros" y "La 25".
Opiniones (0)
21 de septiembre de 2017 | 22:25
1
ERROR
21 de septiembre de 2017 | 22:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'